Vitolo, ayer en el estadio sevillista
Vitolo, ayer en el estadio sevillista

Vitolo llegó, vio desde el suelo y perdió

Eso de estar contando billetes a todas horas debilita mucho
Por  12:07 h.

El Las Palmas era un equipo simpático por estas tierras. Ya saben, las Afortunadas, el sueño de la buena vida rodeados de agua por todas partes y un plátano al día por lo menos, además de ese fútbol sabrosón, mitad caribeño, mitad brasileño, del siglo pasado que dio para 50 años de rentas. Tuvo que enredarla Miguel Ángel Ramírez Alonso, una mala copia de Jesús Gil, y olvidarse el desodorante Vitolo, para que esa simpatía forjada a lo largo de muchas décadas se convirtiera en franca aversión. El lamentable papel canario en el fichaje de Víctor Machín por el Atlético de Madrid (de sibilino alcahuete a chulesco altavoz y ahora delirante amenazador) cambió su imagen.

Que el presidente canario, mientras espera el indulto del Gobierno para no pisar la trena, se pasara la semana pasada despotricando contra el Sevilla no mejoró en nada la situación. Hubo quien entendió que su grotesco proceder tenía un fin benemérito: desviar la atención del sevillismo sobre él mientras se valoraba si Vitolo debía viajar o no a la Península. Al exterior lo habían reservado contra el Atlético para que no se sintiera incómodo tirando piedras contra su próximo tejado y al final lo subieron al avión para que pudiera dar la cara en el Sánchez-Pizjuán, él que la escondió como un avestruz en julio cuando se le pidió que cumpliera su palabra (y la firma de su padre) de renovar.

Sirvió de poco que Pepe Castro recomendara indiferencia como sucedáneo del insulto o que técnicos y jugadores quitaran hierro a la vuelta de su ex hasta parecer anémicos de orgullo. En las redes sociales la forofada rivalizaba en proponer la bienvenida más burra. Mientras en el Sevilla apartaban el dinero de la multa que impondrían al club y las televisiones reservaban minutos en la escaleta para el presumible escándalo, el autocar del Las Palmas circulaba pintarrajeado por las calles de internet a toda velocidad horas antes del encuentro. Al final, Vitolo fue titular, pero como si no estuviera, salvo para Mercado, que se cobró las cachas de los entrenamientos de la pasada temporada haciéndole visitar el pasto. Eso de estar contando billetes a todas horas debilita mucho.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla