Vitolo celebra el gol anotado en el Sevilla-Barcelona (Foto: EFE)
Vitolo celebra el gol anotado en el Sevilla-Barcelona (Foto: EFE)

Vitolo más Atlético se convierte en vitriolo

No sólo hay una diferencia enorme entre colchoneros y sevillistas en millones con los que operar en el mercado, sino también en la fidelidad del plantel
Por  11:09 h.

Dan ganas de escribirlo en pasado. Y en guanche. O mejor aún, transmitirlo con el silbo gomero, en honor a su cuna canaria y al modo (por tierra, mar y aire) con que, según el rumor, se irá del Sevilla. No hay medio de comunicación nacional que no le haya pintado ya en su camiseta blanca las rayas rojas a Víctor Machín. Vitolo en su paso por el Sevilla, vitriolo puro para el sevillismo si acaba donde dicen que ya está, el Atlético de Madrid. El nuevo Atlético, el del Wanda Metropolitano, el de las pancartas del Frente que se tornan invisibles a los secuaces de Javier Tebas cuando se van de copas y de multas.

La marcha de Vitolo habría que entenderla como una más de las constantes del Sevilla en el último decenio. Lo malo no es que se vayan dejando un reguero de millones sino que se queden costándolos, como tiempo ha, cuando temporada tras temporada quedaba un puñado de jugadores que ni daban el avío ni había forma de colocarlos. Si hay que ponerle un pero a la operación, de cerrarse esta en su cláusula, es adónde se va, porque refuerza a un competidor directo y merma el potencial para litigar con él. 2-0 en contra antes de empezar el partido. No sólo hay una diferencia enorme entre atléticos y sevillistas en millones con los que operar en el mercado, sino también en la fidelidad del plantel. El mismo día que Griezmann reconsideraba su intención de marcharse del club al enterarse de que este no podría fichar por la sanción de la FIFA, Vitolo advertía que no sólo los colchoneros lo querían, sino que había otros muchos equipos interesados. Del «me quedo porque me necesitan» al «me voy, ya veré dónde». El Atlético se ha convertido en la última opción de los top que no teniendo sitio ni en el Madrid ni en el Barcelona, se les hace cuesta arriba marcharse a otras Ligas. Ha sido Vitolo muy importante, mucho, en el Sevilla triunfador de los últimos años. Cuando no estaba, bien que lo acusó el equipo. A los jugadores determinantes es difícil suplirlos con una individualidad, pero no con la mejora del grupo. Y ese es el reto, elevar el nivel del resto para no terminar con añoranza del que se va. Veremos si por tierra, mar y aire.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla