Ya va por el buen camino

Por  1:45 h.

Si el Sevlla venciera el sábado próximo al Athletic, en partido adelantado de la jornada decimonovena, que cierra la primera vuelta liguera, habrá sumado los mismos puntos, 29, que con Juande Ramos en la primera temporada del manchego al frente del equipo. Entonces recorrió la segunda vuelta al volante de una apisonadora que le hizo sumar 39 más, lo que le dejó con los nudillos golpeando la puerta de la Champions.

Aquel equipo, como el de ahora de Manolo Jiménez, era un conjunto que comenzaba a gustarse, aunque contrariamente al actual se apoyaba más en la solidez defensiva que en su pegada atacante, que no era de cualquier forma poca, para ir labrando su fantástico palmarés. La ventaja del técnico de Arahal es que este equipo tiene mucho más gol que aquel y que parece haber recobrado en las últimas semanas la entereza zaguera de antaño.

Frente al Betis se volvió a hacer una apuesta por el fútbol tras el amago de regresar a los tiempos en las trincheras y se vio a un Sevilla fresco, confiado en sus posibilidades y con esa vocación ofensiva que, por insistente, acaba encerrando a los rivales en su propio corral. Hacia tiempo que en Liga no disfrutaba el equipo de tantas ocasiones de gol.

Habrá que ver cómo afecta al plantel las ausencias de Keita y Kanouté, que han de concentrarse con Malí para disputar la Copa de África. A mí se me antoja más preocupante la del delantero, incluso a sabiendas de que Luis Fabiano está en racha, porque, entre otras cosas, en la reconciliación del brasileño con el gol ha tenido mucho que ver su compañero. Maresca, que ha sido pieza importantísima en el resurgir del equipo, debe tomar el relevo. No tiene la capacidad física del africano, pero le sobra talento. Y Renato, al que le toca de nuevo ponerse en forma, a la espera…

Redacción

Redacción