Anabel Medina
Anabel Medina - EFE

Copa FederaciónMedina: «El ranking influye, pero pesa más el equipo»

La tenista no podía decir que no a la capitanía de la Copa Federación porque se le pone la piel de gallina cuando representa a España

Actualizado:

Anabel Medina (Torrente, 31 de julio de 1982) todavía es jugadora porque no ha colgado la raqueta, ha entrenado a Jelena Ostapenko este curso (le guió al título de Roland Garros), dirige un torneo en Valencia y ahora está eufórica porque va a ser capitana de la Copa Federación. Estrenará su cargo ante Italia, y a domicilio, el 10 y 11 de febrero.

-Es capitana y aún no se ha retirado.

-Ja, ja. Tenía mi vida planeada, sabía cuándo me quería retirar, pero vino una lesión y todo empezó a ir de manera más improvisada. Yo quería acabar mi carrera como tenista, ser entrenadora después me ilusionaba mucho, y la capitanía también la tenía en mente.

-¿Pero para ahora?

-No, pero las cosas vienen como vienen y hay que valorar todo. Era algo que me hacía muchísima ilusión. Efectivamente, sigo jugando y tengo mi ranking protegido (se concede cuando hay lesión grave de por medio). Las eliminatorias de Copa Federación son en febrero y en abril y después de esas series sí que me gustaría jugar algunos torneos para poder retirarme dentro de la pista.

-Cuesta decir que no a la capitanía.

-En mi caso, no contemplaba el no. Cuando me lo plantearon, era una decisión difícil porque estaba entrenando a Jelena Ostapenko, que es siete del mundo, pero los pros pesaban más.

-¿Qué desnivela la balanza?

-Pues que para mí ser capitana de la Copa Federación es lo máximo.

-¿Para usted qué es ser capitana?

-Me gustaría ser una capitana con carácter, muy implicada, con mucha ilusión, que haga piña, que tenga a todas las jugadoras involucradas, mucha comunicación. Y remar en la misma dirección para aspirar al máximo.

-¿Cómo le han recibido?

-Estaban muy contentas, todas me han felicitado. Ahora hay que ponerse a trabajar y a hablar con ellas.

-¿Hay demasiada diferencia entre Muguruza y Carla Suárez y el resto?

-A ver. Muguruza ha estado número uno del mundo y Carla, que ha estado lesionada, ha estado entre las diez primeras. La Copa Federación me ha demostrado que el ranking influye, pero pesa más el equipo que se haga. Nosotras hicimos final y ninguna estaba entre las 20 primeras. Si el equipo está unido, se puede ganar. Es más importante que la jugadora se sienta motivada y dé el máximo.

-¿Cómo ve el vestuario femenino?

-Muy bien. Hacía 22 años que no había una número uno, así que imagínese... Y por detrás vienen grandes jugadoras: Carla, Lara Arruabarrena y Sara Sorribes son jóvenes que ya se han asentado en el ranking. Y sin olvidarnos de Silvia Soler y Tita Torró, y jóvenes como Yvonne Cavallé, Cristina Bucsa, Paula Arias, Eva Guerrero... Necesitan tiempo, pero hay buen potencial.

-Las mejores experiencias que usted ha tenido en una pista han sido defendiendo a España.

-Sí. Es que a mí me pone la piel de gallina representar a España. He sentido mucha presión, pero cuando ganas la satisfacción es muy grande.