Roland Garros

La mano paralizada, el gran susto de Rafa Nadal

El español dijo que sintió «KO por el dolor en la mano» en el tercer set por un calambre que le dejó en estado de alarma

Actualizado:

Sucedió en el tercer set, aunque empezó a ofrecer señales en el segundo. Rafa Nadal sintió el pánico en el cuerpo por culpa de un calambre en la mano izquiera, que lo dejó en estado de shock. El español tuvo que salir de la pista, quitarse apósitos y vendas del antebrazo izquierdo y de los dedos, y tomarse un antiinflamatorio para sofocar los dolores. Fue un momento de estrés total porque durante algunos minutos tuvo la mano paralizada.

«Es cierto -admitió el balear-. Ya me ha pasado otras veces, pero nunca tan fuerte ni tan pronto. Empezó en el segundo set, había mucha humedad, sudaba mucho, se me acalambró la mano. Estaba KO la mano. Sentí miedo, porque fue susto grande. Me tomé un antiinflamatrio y era también cuestión de relajarse. Esto me hizo estar siempre en alerta porque me podía volver a dar».

Nadal se repuso, superó el mal momento mental, consiguió controlar los nervios y el dolor y restituyó el orden para ganar su undécimo Roland Garros.