Wimbledon

El momento más hilarante que dejó Wimbledon

Cansadas de los comentarios de un aficionado en la grada, Kim Clijsters y Conchita Martínez invitaron al hombre a demostrar sus habilidades en la pista

La edición 2017 de Wimbledon ya es historia. En el recuerdo deja cientos de imágenes, algunas emotivas, otars curiosas, pero ninguna tan hilarante como la que se produjo durante uno de los partidos del torneo de dobles para invitados. En un lado de la pista, la belga Kim Clijsters, ganadora de cuatro Grand Slams, y la australiana Rennae Stubbs. Del otro, Conchita Martínez, ganadora en Londres en 1994, y la estadounidense Andrea Jaeger.

El partido se disputa en un ambiente distendido. Se trata de pasarlo bien, y gracias a la actitud de un espectador las cuatro jugadora logran llevarlo hasta el extremo. Todo, porque el aficionado no paraba de dar indicaciones a las cuatro jugadoras sobre cómo actuar en la pista. Las mujeres, todas ellas con una larga experiencia en el circuito profesional, no daban crédito a la «sabiduría» del aficionado. Tanto, que en un momento dado, Clijsters le indica a Conchita que le acerque su raqueta e invite al aficionado a demostrar sus habilidades.

El aficionado entró al trapo. Aún así, antes de jugar había que hacerle cumplir con el protocolo, por lo que Clijsters fue a buscar a su silla una falda y una camiseta de color blanco que no le hiceran desentonar. Fue tal la comicidad del momento que Clijsters y Conchita acabaron literalmente por el suelo.

A la hora de la verdad, el aficionado demostró que no es tan sencillo responder a los saques de Clijsters. No dio ni una, aunque las jugadoras se lo perdonaron por su valentía.

Toda la actualidad en portada

comentarios