Tenis

Sharapova, un regreso con espinas

Malestar por la vuelta de la tenista rusa a las pistas, que esta semana compite ya en Stuttgart gracias a una invitación

Sharpova, en el torneo de Madrid
Sharpova, en el torneo de Madrid - BELÉN DÍAZ

Después de quince meses de ausencia, Maria Sharapova regresa esta semana a las pistas, y también a los temas de conversación. Disputa el torneo de Stuttgart por invitación, pero antes de que consiga su primera victoria, es centro de los rumores y las opiniones enfrentadas. En estos quince meses, la rusa ha pagado con la ley su castigo por dopaje, por tomar Meldonium cuando ya este aparecía en la lista de sustancias prohibidas. Pero para muchos tenistas la pena no es suficiente, y ven con escepticismo que participe gracias a invitaciones de los torneos. Ha perdido su ranking, pero en Stuttgart, Madrid y Roma estará en el cuadro final. Se lo están pensando Roland Garros, que decidirá el 15 de mayo, y también Wimbledon.

Son muchas las voces que se han alzado en contra de esta política. Andy Murray fue uno de los primeros: «Si creen que por tener grandes nombres van a vender más asientos, los torneos la invitarán. Pero estas personas deben ganarse su vuelta al circuito». En esta misma línea se expresaba la danesa Caroline Wozniacki: «Todo el mundo merece una segunda oportunidad, pero si un jugador es sancionado por un positivo, debe empezar y luchar desde abajo. No se puede comparar con una lesión, que es para lo que están reservadas estas invitaciones. Es una falta de respeto hacia otras jugadoras».

Todavía más contundente se mostró el francés Jo-Wilfried Tsonga: «Es como si le das un caramelo a un niño que ha hecho algo malo. Lo va a volver a hacer». La última que ha mostrado su malestar es Agnieszka Radwanska, que competirá esta semana con la rusa en Alemania: «Maria debe reconstruir su carrera comenzando con torneos pequeños. Debe ganarse la plaza con resultados. Si yo decidiera, no le daría otra posibilidad».

Svetlana Kuznetsova y Karolina Pliskova no son tan tajantes. Por un lado, afirman que la vuelta de Sharapova es buena para el tenis, pero también aceptan la dificultad de cómo se produce ese regreso. Tampoco tiene una respuesta clara la Asociación de Tenistas, que se limita a decir que la rusa ya ha cumplido su «condena», que se redujo de dos años a quince meses porque se entendió que el consumo fue más un error que algo intencionado, y deja que sean los torneos los que decidan: el peso de una estrella o el peso de un positivo.

Toda la actualidad en portada

comentarios