Elecciones a la Presidencia de la RFEV

Otra nueva chapuza desacredita las elecciones a la Presidencia de la Española

Julia Casanueva vuelve a saltarse las fechas, que ella misma eligió, para la presentación de candidatos a la Asamblea

MadridActualizado:

Las elecciones a Presidente de la Real Federación Española de Vela están siendo un desastre total. Pero dada la última trayectoria de Julia Casanueva, Presidenta de la Gestora, no podía esperarse nada más que un esperpento.

Esperpento que habría que saber si se produce por la ineptitud de la propia Casanueva o por oscuras razones que la puedan permitir sacar beneficio electoral. La sombra de Pombo revolotea por Luis de Salazar.

Casanueva, que llegó a la Federación alardeando de ser el adlid de la transparencia y la buena gestión, está resultado ser una alumna aventajada de Gerardo Pombo, que en pasadas elecciones manipuló todo lo manipulable para ser reelegido presidente.

El sainete es el siguente: El Calendario Electoral confeccionado por la propia Julia Casanueva y sus asesores áulicos, establecía que la fecha de publicación del listado de candidatos a la Asamblea era el 10 de enero, contando desde el día siguiente, el 11, para presentar reclamaciones contra el mismo, plazo que finalizaría el 12. Osea, solo 2 días. Pues bien, el dia 10 de enero no se publicó nada de nada y se ha hecho hace unos minutos, es decir el dia 11 por la tarde. En ese día que queda en el limbo se han podido incluir cadidatos que no habían presentado su candidatura en el plazo correspondiente del día 10. Esto, viendo la trayectoria de esta Federación desde que se marchó Arturo Delgado, apunta a que se intenta obtener alguna ventaja. Eso, o que realmente la Comision Gestora de la Federación y su Junta Electoral está formada por un grupo no cualificado para tener esa responsabilidad. También es posible que alguno no sepa leer.

Pero aquí no queda todo. Al publicarse el día 11 por la tarde el listado de candidatos, solo queda un día para presentar reclamaciones, lo que puede perjudicar gravemente los intereses de los candidatos a la Asamblea, pues dada la complejidad del sistema hay que ser un experto en derecho para poder entender los derechos de los candidatos con absoluta garantía.