Vela aventura

François Gabart listo para batir el récord vuelta al mundo con el «Macif»

A partir del 22 de octubre espera tener la mejor meteorología para partir con el maxi trimarán “Macif”. El registro por batir es de 49 días, 3 horas, 7 minutos y 38 segundos

Vigo (Pontevedra)Actualizado:

Empieza la gran batalla entre los patrones de los maxi multicascos para batir el último récord vuelta al mundo a vela en solitario. Establecido en diciembre de 2016 por Thomas Coville con el Ultim “Sodebo” en 49 días, 3 horas, 7 minutos y 38 segundos.

Después de ganar la Vendée Globe de 2012-2013, François Gabart tomo la decisión de dar un gran salto en los desafíos oceánicos. Dijo que para seguir necesitaba un maxi trimarán para batir todos los récords posibles en solitario, en especial el de la vuelta al mundo. Y, además, por esas fechas, ya estaba en mente de patrones y patrocinadores la celebración de una vuelta al mundo a vela en solitario, sin escalas, ni ayuda externa con maxi multicascos; una vuelta de tuerca a la gran regata vueltamundista como es la Vendée Globe con monocascos OPEN 60.

Desde que se anunció que Brest sería el puerto de salida, y llegada -algo que se hará realidad en 2019-, ya hay unos cuantos equipos que se están preparando a fondo: “Macif”, un nuevo “Sodebo” para Thomas Coville se está construyendo en los astilleros Multiplast -puede que el actual pase a un equipo liderado por Vincent Riou, “Banque Populaire IX” de Armel Le Cléac'h, “Gitana 17” de Sebastien Josse y el “Actual” de Yves Le Blevec; y poco se sabe de una posible participación del “IDEC Sport” o del “Qingdao – China” (se encuentra en San Francisco).

“Es hora de irse… nuestro equipo de predicción meteorológica compuesto por Jean Yves Bernot, Antoine Gautier, Guillaume Combescure y Julien Villion, han llegado a la conclusión de que es el momento de salir a por el récord de Thomas Coville. El trimarán «Macif» ha estado navegando miles de millas desde su botadura… He entrenado todo lo que puede en solitario con vientos fuertes para acostumbrarme a las altas velocidades. También revise todos los elementos que podrían romperse para poder repararlos en la mar. Necesito ser lo más autónomo posible a bordo del barco. Lo que hizo Thomas Coville el año pasado, la vuelta al mundo en 49 días, 3 horas, 7 minutos y 38 segundos, es excepcional. El tamaño del desafío dice lo competitivo que soy. Es poco probable que se bata el récord este invierno”; comenta François Gabart.

El siguiente paso, en la evolución técnica del “Macif”, se realizará el próximo invierno. Tienen previsto tres meses de astillero para modificar los foils de los flotadores, y en especial el de los timones (ahora son fijos); las utilizaciones de los foils pueden llegar a aportar una velocidad extra entre 5 y 6 nudos. El objetivo es estar lo más cerca posible de las configuraciones de los nuevos super maxi trimaranes “Edmond de Rothschild”, “Banque Populaire IX” y del futuro “Sodebo 5”.

François Gabart ha trabajado mucho en la configuración del “Macif”. En especial el tipo de cabina y bañera de maniobra cubierta por esta, situada entre el brazo de popa y el brazo semicircular del carro de la mayor; le permitirá estar bien protegido de los golpes de mar cuando navegue a velocidades de 30 o 40 nudos, y en caso de vuelco también estará más protegido. Una configuración que ya se ve en todos los nuevos maxi multicascos oceánicos.

Gabart lo tiene claro: “Voy a pasar el 95% del tiempo entre controlar la dirección del barco o simplemente viendo el tiempo, durmiendo o comiendo; y en esta zona estoy a salvo. En el caso de vuelco, probablemente acabaré en la cabina, donde podré estar a salvo… Además, me pasaré muchas horas ajustando velas con los pedestales, lo que normalmente significaría estar mojado y de esta manera no será tanto”.

A bordo tiene que manejar cinco velas, una mayor y cuatro foques, las de proa todas enrollables; con un rango de vientos muy amplio. Por ejemplo, el Foque 2 lo usa con vientos entre los 10 y 22 nudos, incluso pude llegar los 25 nudos de intensidad. Otra ventaja es que, al ser el barco tan rápido el viento aparente baja mucho, permitiendo que las velas sean muy planas. Una maniobra completa de vela de proa más grande le lleva una hora, incluyendo poner todo en orden tras desplegarla. Y en el caso de tener que virar por avante con fuerte viento, no lo haría; le es más seguro y más práctico trasluchar en solitario.

Hay que recordar que el “Macif” alcanza los 43 nudos de velocidad con tan solo 25 nudos de intensidad de viento. En su récord de 24 horas, recorrió casi ochocientas millas a una velocidad media de 32,7 nudos.