Sevilla reaviva el debate del cambio climático
Anabel Morillo, José Borrell y Natalia Fabra presentaron el nuevo curso de la Escuela de Energía y Cambio Climático - juan flores
focus abengoa y UIMP

Sevilla reaviva el debate del cambio climático

Borrell aboga por un impuesto a las emisiones de CO2 que se destine a financiar un plan de empleo juvenil

Actualizado:

«El debate sobre el cambio climático es una de las víctimas de la crisis. Ha pasado a un segundo plano desbancado por otras preocupaciones más acuciantes y ya no acapara titulares de prensa». Así se lamentaba ayer en Sevilla José Borrell, expresidente del Parlamento Europeo y exministro socialista de Obras Públicas, Transporte y Medio Ambiente, durante la presentación del nuevo curso de la Escuela de Energía y Cambio Climático, un foro de la Fundación Focus Abengoa y la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo (UIMP), que él mismo dirige en esta décima edición.

El fracaso de las medidas europeas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera y las críticas a la retroactividad de los decretos del Ejecutivo español que paralizan los incentivos a las renovables centraron las declaraciones de Borrell y de Natalia Fabra, profesora de Economía y especialista en el sector energético, también ponente del curso.

Según Borrell, la falta de eficacia del mercado de derechos de emisiones, por los bajos precios del carbono (dos euros la tonelada), obligará a plantear una «regulación más coercitiva» en Europa. «Ya se vuelve a hablar de gravar las emisiones de CO2 y pienso que este es el momento psicológico adecuado para implantar un impuesto sobre el carbono que se puede aplicar a un plan de empleo juvenil. Gravar el mal para financiar el bien», resumió Borrell.

El también catedrático de Economía y consejero de Abengoa cargó contra la moratoria del Gobierno sobre las primas a las energías renovables, cuya aplicación con retroactividad, dijo, «plantea un grave problema de inseguridad jurídica que puede derivar en una larga batalla legal por parte de los inversores internacionales» afectados.

En el mismo sentido se pronunció Natalia Fabra, quien afirmó que «las medidas retroactivas adoptadas por el Gobierno van a tener un efecto perverso sobre el conjunto de la economía». La especialista y abierta defensora de las energías renovables indicó que los inversores que esperaban unas retribuciones y que ahora no cuentan con ellas «han sido claramente perjudicados». Su situación, afirmó, es equiparable a la quita a sus ahorrados que sufrieron los ciudadanos griegos.

Por otro lado, frente a los escépticos que aún desconfían de la verosimilitud del cambio climático (la modificación del clima con respecto al historial climático a escala global por causas humanas), Fabra replica que «la comunidad científica no tiene la menor duda al respecto» y asevera que «todas las predicciones se han ido confirmando».

En este sentido, Borrel incidió en que el profesor Nicholas Stern ha reconocido recientemente que su famoso informe se quedo corto y que en realidad las consecuencias del cambio climático son más graves de las que se estimaron».

Entrada libre

Las sesiones de trabajo de la Escuela de Energía y Cambio Climático comenzaron ayer tarde en el Hospital de los Venerables, sede de Focus Abengoa, con una conferencia inaugural a cargo de uno de los padres de la lucha contra el cambio climático, el maltés Michael Zammit, exsecretario ejecutivo de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Unfccc), que está considerado el principal instrumento de gobernanza del clima. Precisamente sobre «la gobernanza global del cambio climático» gira el curso de este año, cuyas sesiones siguen hoy y están abiertas al público interesado.