Crece la confianza de los consumidores en red
Crece la confianza de los consumidores en red - FOTOLIA

El consumidor español, entre los europeos que más desconfían de las compras «online»

La Comisión Europa ha publicado un estudio este martes en el que compara el nivel de confianza de los consumidores en red en 28 países de la UE en 2016

MadridActualizado:

Los consumidores españoles confían menos que la media de sus vecinos europeos en las compras online, según un estudio publicado este martes por la Comisión Europea en el que compara el nivel de confianza de los consumidores en red en 28 países de la UE en 2016.

Estas preocupaciones están principalmente relacionadas con un mayor riesgo de fraude y falta de pago en las ventas transfronterizas, diferentes normas fiscales, diferencias en el derecho contractual nacional y en las normas de protección del consumidor según reflejan los datos en el informe.

En los últimos diez años se ha duplicado la cuota de compra del consumidor europeo medio del 29,7% en 2007 al 55% en 2017. Desde 2014 ha aumentado la confianza de los consumidores europeos a la hora de comprar en línea, en concreto 12,4 puntos porcentuales, hasta el 72,4 % para compras de proveedores del mismo país. Sin embargo, la subida más llamativa ha sido de 21 puntos porcentuales para las compras entre países miembros.

En España, aunque la confianza también aumentó en 6,7 puntos, la cota es menor que la media europea, con un 61% de consumidores que confían en adquirir su productos en la red. Así, mientras en Europa un 55,1% de la población compra por Internet, en España lo hace un 43,8%.

Sin embargo, donde más se nota la brecha es en la confianza que depositan los españoles en los productos que adquieren, ya que mientras el 78% de los europeos cree que los productos no alimenticios son seguros, solo un 59,5 % de los españoles está convencido de ello según informa la agencia EFE.

España es también el segundo país con mayor proporción de consumidores que estuvo expuesto a prácticas comerciales injustas, un 34,5% frente al 17% de media.

Los consumidores todavía se enfrentan a obstáculos cuando tratan de comprar a minoristas en línea con sede en otro país de la UE. Por ejemplo, el 13% de los encuestados informó que se rechazó un pago y el 10% se les negó la entrega de productos a su país.

Los derechos de la Red

Los consumidores españoles que declaran no haber encontrado problemas son más que los europeos: un 82,8% frente al 80% en toda Europa.

La gran asignatura pendiente en la UE es conseguir que los consumidores conozcan sus derechos, ya que en 2016 solo un 49% de las preguntas sobre la posibilidad de devolver, obtener una reparación o no pagar un producto planteadas por la Comisión Europea tuvieron una respuesta acertada. En España, esta cota cae hasta el 45,3% tras empeorar en los últimos dos años. A pesar de todo, en comparación con la edición anterior del informe, los consumidores son más conscientes de sus derechos.

Las condiciones de los consumidores son generalmente mejores en los países del norte y del oeste de la UE que en los países del este y del sur. El 94,5% de los finlandeses se quejan cuando se encuentran con un problema, por ejemplo, mientras que sólo el 55,6% de los búlgaros lo hacen. La exposición a prácticas comerciales desleales, como el uso de técnicas de marketing agresivas, también varía mucho: el 40,9% de los croatas se ven afectados, en comparación con el 3,4% de los austriacos.

"Los derechos de los consumidores en Europa son muy fuertes, pero no somos totalmente conscientes de ellos. Y la protección de estos derechos tiene que ser mejorada", dijo la comisaria europea de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Vera Jourova, durante la presentación del informe. Además, añadió que "Mi prioridad ha sido incrementar la confianza de los minoristas en el Mercado Único Digital. Los consumidores tienen ahora mayor confianza cuando compran online. Y nosotros le hemos proporcinado un proceso rápido por el que pueden recuperar su dinero si algo va mal, incluso en compras entre estados de la Unión. El nuevo reto es alentar a más empresas a responder a esta creciente demanda."