Economía

España no sabe cuántos empleados públicos tiene la Administración

Las distintas estadísticas reflejan diferencias que rozan los 900.000 trabajadores

Oficina de Hacienda en Barcelona
Oficina de Hacienda en Barcelona - ABC

La pasada semana los sindicatos de la Función Pública dudaban sobre qué estadística elegir para saber con certeza a cuántos interinos beneficiará la intención del Gobierno de reducir la temporalidad del 25% al 8% en la Administración en los próximos años. Y no les faltaba razón teniendo en cuenta que en España no hay un único registro para medir el empleo público. Encuesta de Población Activa (EPA), Agencia Tributaria, afiliación a la Seguridad Social, Boletín Estadístico del personal al servicio de las administraciones públicas...¿qué estadística tener en cuenta?

Dependiendo de la fuente que se utilice, la diferencia en el número de efectivos puede rozar los 900.000 trabajadores. ¿Cuántos empleados públicos hay entonces en España? Con las estadísticas actuales, no se puede dar una respuesta exacta a esta pregunta. Cada fuente aporta una aproximación al número de empleados públicos, explica un exhaustivo informe elaborado por la CEOE al que ha tenido acceso ABC. Puntualiza la organización empresarial que cada estadística se elabora de forma distinta y que puede abarcar, incluir o excluir determinados colectivos que forman parte del entramado de la plantilla de las administraciones públicas, o puede estar midiendo conceptos distintos.

Así, las cifras de la EPA (3.000.825 personas en 2016) y las obtenidas a partir de los afiliados a la Seguridad Social y el personal de las mutualidades (3.179.289 personas en 2016) suelen ser similares. Los empleados públicos que pertenecen a Muface, Isfas o Mugeju están estimados en 891.715. Este personal ha pasado de casi un millón en 2011 a las cerca de 900.000 en 2015 y se espera que la cifra siga cayendo hasta que todo este personal público pase a cotizar en la Seguridad Social.

¿Qué estadística elegir?

Las cifras de la encuesta que elabora el INE y la afiliación son similares pero inferiores a las que ofrece el Boletín Estadístico del personal al servicio de las administraciones públicas (2.521.050 personas en 2016), si bien debe tenerse en cuenta que el último termómetro excluye algunos colectivos de trabajadores del sector público, entre ellos altos cargos, cargos electos o personal al servicio de órganos constitucionales, entre otros.

Esta última estadística contiene, a su vez, datos que son inferiores a los que publica la Agencia Tributaria en «Mercado de trabajo y pensiones en las fuentes tributarias» (3.358.253 personas en 2015), diferencia que se explica porque esta fuente mide un concepto distinto (número de personas que han sido asalariados de las administraciones públicas en algún momento del año). Además no incluyen datos de País Vasco y Navarra.

En lo que sí coinciden todas las mediciones es en la evolución que ha tenido el empleo público desde que estalló la crisis en España. Así, según la EPA entre 2007 y 2011 los asalariados públicos crecieron en cerca de 310.000, mientras que entre 2011 y 2014 se redujeron en más de 350.000. En cambio, entre 2015 y 2016, el empleo público alcanzó los tres millones de asalariados, 75.000 más que en 2014. La misma tendencia refleja la Seguridad Social, pues según sus datos los ocupados públicos han pasado de 2,18 millones en 2013 a rozar el 2,3 millones de media en 2016.

Sudoku por descifrar

La estadística de la Agencia Tributaria no es equiparable a la EPA y a la afiliación pero su medición de rentas refleja que el número de perceptores de salarios públicos repuntó hasta rozar los 4,1 millones a final de 2015 tras caer desde 2013 cuando se situó en 3,6 millones de personas. En este caso el número de perceptores no se corresponde con el número de personas físicas. Es decir, un trabajador que haya estado empleado en varias empresas a lo largo de un año, será contabilizado como perceptor de rentas del trabajo tantas veces como empresas en las que haya estado contratado.

La única fuente que no refleja esta evolución es el Boletín Estadístico. Según sus datos desde 2011 se viene produciendo un ajuste del empleo público, que entre 2012 y 2016 ha recortado la plantilla en 140.000 personas, un 5,3%.

Este sudoku de datos está generando problemas en la negociación que mantienen el Ministerio de Hacienda y los sindicatos para fijar la oferta de empleo público de 2017. Las centrales no saben con certeza a cuántos interinos beneficiará la intención del Gobierno de reducir la temporalidad del 25% al 8% en los próximos años. Por ejemplo, el Gobierno pretende centrar las conversiones a fijos en Educación y Sanidad, áreas de competencia autonómica. Pero si la EPA sitúa en 1,7 millones los empleados autonómicos, el Boletín Estadístico rebaja la cifra a 1,3 millones: 429.000 empleados de diferencia.

Elecciones y empleados a dedo

«Esta dispersión de estadísticas complica saber cuántos empleados interinos hay. Nosotros calculamos que el Gobierno debe convertir a 356.000», señala Raúl Olmos, secretario de acción sindical de la Federación de servicios públicos de CC.OO. Lo cierto es que la reforma de las administraciones que el Gobierno arrancó en 2012 trataba de aclarar las estadísticas disponibles sobre personal público. Una de las partidas en las que se intentó arrojar luz fue la del personal eventual, es decir, elegido a dedo por cargos políticos. Sin embargo, años después aún no se conoce el número exacto. CSIF calcula que hay 19.000 eventuales, de los que 16.000 dependen de las corporaciones locales. Pero como aseguró el responsable económico de uno de los principales partidos hace unos meses: «Cada vez que hay elecciones, los partidos prometemos acabar con los empleados “a dedo”. Después, cuando gobernamos, nos damos cuenta de que es imposible saber cuántos son».

Planes de gasto eficaces

Fuentes de la organización empresarial explican a este periódico que es clave contar con un registro único que permita conocer con exactitud el número de empleados públicos que hay en España. Añaden que solo así se podrán poner en marcha planes de gasto eficaces. Como ejemplo, recuerdan cuando se argumenta que el empleo en Sanidad y Educación se ha recortado en España y se preguntan ¿con qué estadística miden este descenso?

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios