Carlos Cruzado,presidente de GESTHA (sindicato de técnicos de Hacienda),atiende a los medios momentos antes de la inauguración del XV Congreso Conjunto de las Asociaciones de Técnicos de Hacienda y GESTHA
Carlos Cruzado,presidente de GESTHA (sindicato de técnicos de Hacienda),atiende a los medios momentos antes de la inauguración del XV Congreso Conjunto de las Asociaciones de Técnicos de Hacienda y GESTHA - EFE

Gestha denuncia que altos directivos de Hacienda imparten clases sobre cómo eludir impuestos

La organización de técnicos del Ministerio pedirán una regulación en el Parlamento que restrinja la proliferación de estas «tóxicas prácticas»

MadridActualizado:

La organización de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ha denunciado públicamente que altos directivos de Hacienda instruyen sobre cómo eludir el pago de impuestos y evitar contramedidas fiscales.

Gestha ha informado de esta situación con motivo de su XV Congreso Nacional, que se desarrolla en Alicante, donde en un comunicado han señalado que los dos máximos responsables de la Oficina Nacional de Fiscalidad Internacional (ONFI) «imparten clases en un máster sobre ingeniería fiscal para grandes multinacionales».

Ante esta situación, pedirán una regulación en el Parlamento que restrinja la proliferación de estas «tóxicas prácticas».

Según Gestha, hay centenares de cursos en los que altos responsables de Hacienda instruyen a los asesores internacionales y grandes despachos tributarios en técnicas para eludir impuestos y evitar las medidas antielusión, «rayando el límite del decoro y de la ley de incompatibilidades».

Han considerado que el correcto desempeño de las funciones públicas de determinados responsables de la AEAT y del Ministerio de Hacienda choca con esta actividad "más que frecuente" en multitud de actos docentes, como jornadas, cursos, talleres y máster universitarios, «lo que abre la duda sobre su compatibilidad con el cargo, dado que podría menoscabar el estricto cumplimiento de sus deberes, cuando no comprometer su independencia o imparcialidad».

El colectivo de los técnicos ha señalado que, a pesar de recibir altas retribuciones con ingentes incentivos, «es frecuente encontrar en los claustros de profesores a subdirectores generales y altos responsables de la ONFI, de la Delegación Central de Grandes Contribuyentes (DCGC) o de la Dirección General de Tributos, por citar algunos ejemplos».

Han proseguido que estas personas cuentan ya con elevados salarios por sus cargos desempeñados en Hacienda, entre 70.000 y 111.000 euros, pese a lo cual aprovechan su ocupación como «gancho» para atraer alumnos a los cursos.

La nota de Gestha ha apuntado que el ejemplo más paradigmático es el del máster en Dirección de Fiscalidad Internacional, cuyo claustro de profesores está formado por 27 personas, de las cuales 16 son inspectores de Hacienda en activo y 4 en excedencia.

Y entre los 16 en activo han dicho que se encuentran los dos máximos responsables de la OFNI, la DCGC y de la Dirección General de Tributos -hasta el pasado diciembre- y cinco subdirectores generales.

«Curiosamente, este máster dedica una parte de su temario, sin ser exhaustivos, a las principales características de los paraísos fiscales más notables y regímenes fiscales privilegiados de mayor interés», según los técnicos.

Infracción de la ley

También a asuntos como las planificaciones en materia corporativa-sociedades holding, de financiera internacional, de operaciones internacionales sobre bienes intangibles, sobre centros productivos de comercialización y de servicios de empresas multinacionales e inversiones inmobiliarias transnacionales para personas físicas, patrimonial, familiar y sucesoria.

Para Gestha, la asiduidad con la que muchos de estos funcionarios participan en este tipo de cursos, a veces en horario matinal, podría constituir una infracción de la Ley de Incompatibilidades, que exceptúa del severo régimen a la docencia sólo cuando sea «ocasional».

Por ello, han exigido a la Inspección de los Servicios de Hacienda que investigue el centenar de cursos organizados por entidades privadas, entre los que figuran las grandes consultoras tributarias en los que altos responsables de la AEAT y del Ministerio han podido informar de los criterios, prácticas tributarias y proyectos normativos, y también que se indague a los alumnos que han asistido.

Además, han opinado que esta elevada actividad docente sirve para «engrasar» las puertas giratorias, al coincidir en la mayoría de cursos con los socios de consultoras y grandes empresas «en las que posteriormente acaban prestando sus servicios muchos de estos funcionarios».