El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro - EFE

Hacienda y sindicatos, a punto de firmar un acuerdo para subir los sueldos más de un 8% hasta 2020

El pacto se quiere cerrar mañana y recoge once días anuales de libre disposición para los empleados públicos

MARIDActualizado:

Una de las negociaciones clave para conocer cuándo se presentaran los Presupuestos es la que reúne al Ministerio de Hacienda y los sindicatos para acordar la mejora de las condiciones de los empleados públicos. Y a tenor de los últimos encuentros, las cuentas –o las urnas– están a punto de salir del horno. La secretaria de Estado de Función Pública, Elena Collado, y las principales centrales (CC.OO, CSIF y UGT) se reunieron ayer por la noche y dejaron el acuerdo al borde de la firma, que se pretende poner sobre papel mañana por la tarde con el titular de Hacienda Cristóbal Montoro, tras el Consejo de Ministros. Collado ofreció ampliar la parte fija de subida de los sueldos públicos al 6,1% en tres años para así, junto a otra alza variable que depende del crecimiento del PIB y de que se cumpla el déficit, además de nuevos fondos para la equiparación de plantillas, llegar a un incremento máximo superior al 8% en tres años, describen fuentes de la negociación.

Como señalan estas fuentes, el Ministerio ha puesto sobre la mesa fondos adicionales que mejoran la propuesta que realizó en septiembre. Estos fondos contemplan un alza de la masa salarial del entorno del 0,2% cada año, por lo que al sumarlos a la propuesta de revalorización fija y variable en el escenario más favorable, el conjunto de las nóminas crecería por encima del 8% en el periodo 2018 a 2020, como ya informó ABC. Estos fondos, eso sí, no afectarían a todos los empleados por igual: habrá colectivos y funcionarios más beneficiados, según la situación de equiparación en la que se encuentren. Cada administración que cumpla los requisitos de estabilidad podrá disponer de estos recursos para elevar su masa salarial, por lo que no será generalizada.

Otro guiño de Hacienda consiste en la recuperación de la negociación colectiva para acordar la jornada semanal de 35 horas en aquellas administraciones que cumplan el déficit. «Esto supone la derogación en la práctica del decreto de recorte sobre las plantillas públicas aprobado en 2012», describe CSIF, que propuso la incorporación de los fondos para la equiparación salarial. La jornada mínima que se fijó entonces para las plantillas públicas era de 37,5 horas, por lo que este límite se flexibilizaría si las cuentas de la administración así lo permiten. «En la práctica, recuperamos la negociación colectiva», saluda Pepe Fernández coordinador del Área Pública de CC.OO.

Subida del 1,75% en 2018

Las cifras exactas están aún por cerrarse y el próximo viernes por la mañana a las 9:00 horas habrá otro encuentro mientras centrales y Ministerio liman las cifras definitivas. De momento, sobre la mesa de negociación está la propuesta de Hacienda de una subida fija acumulada del 6,1% en tres años: del 1,75% en 2018, el 2,25% en 2019 y el 2% en 2020, superior al 1,5%, 1,75% y 2% que el Ministerio planteaba en septiembre respectivamente. El resto de alza variable máxima en caso de que el PIB creciera por encima de las previsiones y se cumpla el déficit, arrojaría un aumento del 7,85% hasta 2020 a lo que se le debería sumar los fondos adicionales para elevar la masa salarial y avanzar en la equiparación de sueldos. El plan de momento es que en 2018 no haya parte variable, en 2019 haya un 0,25% de subida ligada al PIB y en 2020 un 1% más también vinculado al crecimiento de la economía. El cumplimiento del déficit también determinará el resto del alza variable.

«Hemos conseguido que no se pierda poder adquisitivo y que encima entremos en la senda para ir ganándolo», considera Miguel Borra, presidente de CSIF. «Hay un refuerzo de la productividad al ligar una parte del sueldo al PIB», apostilla Pepe Fernández.

Creación de empleo

Además, el principio de acuerdo contempla la creación de empleo neto en el sector público por primera vez desde 2010, al elevarse la tasa de reposición por encima del 100% en algunos ámbitos como el de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado –al 115%–. Las administraciones que cumplan el déficit serán las que puedan hacer uso tanto de los fondos adicionales como de esta política de reposición total de todas las bajas. En este punto el Ministerio y los sindicatos ya habían llegado a una suerte de compromiso la semana anterior.

Por ejemplo, si una comunidad autónoma cumple con su meta de déficit, podría cubrir el 100% de sus bajas. En la actualidad la tasa de reposición con carácter general es del 50%, reservada al 100% para servicios públicos como Sanidad, Educación, Agencia Tributaria, protección social o Empleo. En septiembre, Hacienda ya ofreció que la tasa de reposición general subiera al 75%. Sin embargo, el estallido de la crisis catalana a finales de septiembre provocó que se rompieran las negociaciones con sindicatos y partidos para aprobar los Presupuestos de 2018. Asimismo, se convertirán entre 270.000 y 300.000 interinos a fijos para rebajar la temporalidad de las plantillas públicas del 23% al 8% en 2020, un acuerdo que ya rubricaron en marzo de 2017.

Once días de libre disposición

En las últimas semanas en la negociación también se han abordado temas como la universalización a todos los sectores públicos del acuerdo de marzo de 2017 para regularizar el empleo interino, que inicialmente estaba pensado para la sanidad, la educación y la justicia por ser las áreas donde se concentra la temporalidad.

Junto a ello, los sindicatos han conseguido que Hacienda acepte hasta el momento una bolsa de horas para favorecer la conciliación laboral y personal del 5% de la jornada anual. Es decir, 82 horas anuales que serían equivalentes a once días de libre disposición, describe CSIF, que se añadirían a los moscosos ya existentes.