El petrolero botado hoy en Puerto Real, Cádiz
El petrolero botado hoy en Puerto Real, Cádiz - ABC

Navantia entrega al grupo Ibaizabal el primer petrolero que se construye en Europa en 20 años

Se ha logrado un hito internacional al instalarse piezas impresas en 3D, lo que reduce considerablemente su peso y los costes

MadridActualizado:

La empresa pública Navantia ha entregado hoy al grupo Ibaizabal el petrolero «Monte Udala», el primero de los cuatro buques Suezmax contratados en 2015, en los astilleros de Puerto Real, en la bahía de Cádiz.

Este barco se incorporará a la flota de Cepsa bajo la modalidad de «time charter» (alquiler), dentro del programa de renovación de su flota. Con un peso muerto de 156.000 toneladas, una eslora de 274 metros y una manga de 48 metros, ha necesitado de 20.144 toneladas de acero en su construcción. El coste de un buque de este tipo se aproxima a los 100 millones de euros, según fuentes del mercado.

El barco fue amadrinado por Mónica Aznar -hija del presidente de Ibaizabal-, y asistieron a la ceremonia la presidenta de Sepi, Pilar Platero; el consejero delegado de Cepsa, Pedro Miró; el presidente de Navantia, Esteban García; y el presidente del grupo Ibaizabal, Alejandro Aznar.

Este petrolero Suezmax -sus dimensiones están ajustadas al máximo a las del canal de Suez- es el primer petrolero construido en España y en Europa en los últimos 20 años. El buque cuenta con las optimizaciones más avanzadas, tanto en eficiencia energética como de transporte de carga y seguridad. Además, Navantia también ha logrado un hito a nivel internacional en la instalación de piezas impresas en 3D en la fase constructiva de un buque.

El director del programa «Astillero 4.0», Víctor Casal, ha apuntado las ventajas de esta técnica, como el ahorro de materiales, que en su mayor parte pasan a formar parte de los productos finales. Además, las partes que se producen pesan menos, disminuyendo el peso total del buque. Esto se traduce en una mayor capacidad de carga para el armador o en un menor consumo de combustible/una mayor de velocidad del buque. En el caso de uso de materiales termoplásticos, se evitan los problemas de corrosión en ambientes marinos, disminuyendo también los requerimientos de pintura. Asimismo, esta forma de fabricar favorece la actividad económica local, reduciendo la importación desde otros países con mano de obra barata.

La construcción de cada barco está suponiendo más de 725.000 horas de trabajo, que traducido a empleo alcanza una media de más de 2.000 personas, entre directo e indirecto. El segundo y tercer petrolero de la serie ya se encuentran en el dique de Puerto Real en distintas fases de construcción.

Este programa está permitiendo al astillero alcanzar uno de sus picos de ocupación más alta en los últimos años, ya que casi 3.000 personas están entrando diariamente a trabajar a sus instalaciones.

Además del programa de los petroleros, en los astilleros de la bahía de Cádiz se está construyendo la subestación eléctrica contratada por Iberdrola para el parque eólico East Anglia en Puerto Real y el quinto buque de acción marítima (BAM) en San Fernando. A ello se añade la pujante actividad de reparaciones en el astillero de Cádiz y el mantenimiento de los destructores para la US Navy en Rota.