Ángel Ron, expresidente de Banco Popular junto a su exCEO, Francisco Gómez
Ángel Ron, expresidente de Banco Popular junto a su exCEO, Francisco Gómez - ABC

El Santander reclama 25 millones en bonus a la excúpula del Popular

Exige a Ron y al ex-CEO Francisco Gómez, lo cobrado ya en variables y en prejubilación

MadridActualizado:

Banco Santander, aplicando normativa europea, reclamó a la excúpula de Banco Popular lo que considera que le corresponde por legislación europea, de obligado cumplimiento. La entidad presidida por Ana Botín, siguiendo la normativa procedente de la Autoridad Bancaria Europea y del Banco Central Europeo sobre la aplicación de la retribución variable a las entidades con pérdidas o que entran en resolución, decidió pedir a cinco exconsejeros ejecutivos de la entidad que compró el pasado 7 de junio la devolución de algunos complementos variables de sus sueldos (bonus y prejubilaciones).

No en vano, el propio Banco Popular, con Ángel Ron capitaneando aún la entidad, había incluido en su sistema de retribuciones de forma voluntaria en sus estatutos esta normativa desde 2014, de obligado cumplimiento desde el 1 de enero de 2017. En concreto, según fuentes jurídicas, el Santander pidió directamente, sin demandas aún de por medio, al expresidente Ron (octubre de 2004 a febrero de 2017), a su sucesor en el cargo Emilio Saracho (de febrero a junio pasado), y a sus exconsejeros delegados, Francisco Gómez (enero de 2013 a junio de 2016), Pedro Larena (septiembre de 2016-abril de 2017) y a Ígnacio Sánchez Asiáin (abril-junio de 2017) la devolución de parte de la retribución variable en aplicación, entre otras cosas, de la cláusula llamada «clawback» o de recobro. En conjunto, la cifra se acerca a los 25 millones de euros.

La intención al aplicar la normativa europea es no pagar o recuperar lo abonado como bonus y prejubilación a los cinco exejecutivos del Popular, una partida que, según interpretan fuentes jurídicas próximas al Santander, está incluida entre la retribución variable. Las mismas fuentes explican que al ser intervenida y resuelta -el pasado 7 de junio-, con las consiguientes pérdidas para accionistas e inversores, el Santander estaba obligado a aplicar la norma y exigir la devolución del dinero cobrado con anterioridad. De hecho, a partir de la compra, se realizaron varias consultas al supervisor europeo y se determinó no pagar ninguna compensación a los antiguos gestores fuera de lo que es su salario fijo.

El grueso, en las prejubilaciones

Ahora bien, como el Popular no ha pagado variable a sus directivos desde 2015, el grueso de lo reclamado está en las prejubilaciones de Ron (que se ha negado a devolver 12,8 millones) y de Gómez (algo más de 8 millones), por lo que la entidad de Botín ha decidido demandarlos judicialmente, además de a Mapfre, que tenía la poliza de seguro con el Popular, para que deje de pagarles la citada prejubilación. En el caso de Saracho no ha habido demanda ya que el último presidente de Popular renunció a la indemnización acordada a su salida, de 1,5 millones

Fuentes jurídicas del entorno de los exejecutivos, que dicen no tener constancia de la demanda, explican a ABC que la normativa que pretenden aplicar es la que podría aplicarse a las percepciones variables, cuyo importe nunca recibió Ron. «Consideran falsamente la pensión como un variable sin hacer referencia a dos informes jurídicos internos del banco que lo niegan. Ron cobra su pensión de prejubilación, tras 32 años en el banco, de acuerdo con los Estatutos de 1979, en las mismas condiciones que el resto de los directivos y consejeros que hayan trabajado 20 años en el banco».

Añaden que «su salida y las condiciones económicas derivadas de los estatutos fueron acordadas por el consejo, aprobadas por la Junta, recogidas en el contrato escrito y refrendadas por un informe de Garrigues. Y desde los asesores legales de Santander le explican que lo que corresponde a la jubilación está perfecto (desde los 65), pero que lo que percibe hasta ese momento -prejubilación- está sujeto a «malus» por los resultados de 2016, al considerar la prejubilación un variable».