Economía

De la Serna asegura que se enviarán los guardias civiles «que sea necesarios» para evitar problemas en El Prat

El ministro de Fomento tacha de «inmovilista» la postura del comité de huelga de Eulen y lamenta el rechazo de los trabajadores de los controles a la propuesta de la Generalitat, que era «muy razonable»

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en su comparecencia de este domingo
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en su comparecencia de este domingo - EFE
ROCÍO FERNÁNDEZ ORTIZ Santander - Actualizado: Guardado en: Economía

La decisión de los trabajadores de seguridad de Eulen en el aeropuerto de Barcelona-El Prat de rechazar la propuesta de la Generalitat para atajar el conflicto laboral con la empresa, con lo que se mantiene la huelga indefinida desde este lunes, obligó ayer al ministro de Fomento a interrumpir nuevamente sus vacaciones y convocar una rueda de prensa de urgencia en Santander. Iñigo de la Serna compareció a última hora de la tarde en la sede de la Delegación del Gobierno en Cantabria para asegurar que se reforzará la seguridad en los controles y se tratarán de evitar daños –colas y retrasos– a los pasajeros, para lo cual se enviarán a Cataluña los guardias civiles «que sean necesarios», pero sin detallar un número concreto de efectivos. «En una línea puede ser necesario un guardia civil y en otras pueden ser necesarios tres o cuatro», se limitó a comentar.

Pero a partir de hoy «se notará» la presencia de la Benemérita en el aeródromo y «se se intensificará a medida que veamos que es necesario para garantizar la seguridad y el orden público».«Vamos a actuar con toda la firmeza que requiere una situación como esta», advirtió el ministro en su comparecencia ante los medios, en la que lamentó la «postura inmovilista» del comité y el hecho que los trabajadores dijeran 'no' por amplia mayoría –150 votos en contra frente a 36 a favor– al plus de 200 euros mensuales en doce pagas al año que salió de la mediación encabezada por la Conselleria de Trabajo, y que a juicio del titular de Fomento era una oferta «muy razonable».

Y si bien mostró su respeto al derecho constitucional a la huelga de los empleados, Iñigo de la Serna remarcó la firmeza del Ejecutivo de Mariano Rajoy para garantizar la seguridad pública y evitar daños a los viajeros. Porque, según dijo, el Estado no está dispuesto a que «la decisión de unos pocos afecte a millones de españoles y turistas» que utilizan a diario las instalaciones de El Prat para desplazamientos y viajes, más ahora, en plena temporada estival.

Esta masiva afluencia de personas y el mantenimiento de la huelga indefinida puede desembocar en un problema de seguridad y de orden público en el aeropuerto, en el que hay 17 líneas de acceso. «Es evidente que esa situación en una huelga indefinida puede provocar un problema importante de seguridad y puede llegar a provocar un problema de orden público», reconoció el ministro, que explicó que por eso se ha activado ya el dispositivo anunciado el pasado viernes para reforzar los controles en el aeropuerto con más efectivos de la Guardia Civil.

Además, indicó que el Gobierno también ha iniciado los trámites para el laudo arbitral del que saldrá una propuesta que será vinculante. Para ello, se designará a un árbitro independiente –una persona de «prestigio»– que resuelva el problema desatado en el aeródromo barcelonés con un laudo de obligatorio cumplimiento para todas las partes implicadas, tras el fracaso en las negociaciones, primero de forma directa entre la empresa y el comité, y después en una segunda fase con la mediación de la Generalitat. Este doble resultado negativo ha obligado al Gobierno a tomar cartas en el asunto.

«Ya ha habido una petición formal por parte de Fomento a la Abogacía del Estado que ha estado durante el fin de semana elaborando el informe pertinente para poder trasladarlo al Ministerio de Empleo y de ahí elevarlo al Consejo de Ministros, que es quien tiene que dar el primero de los pasos», detalló el responsable de Fomento.

Finalmente, Iñigo de la Serna anunció que este lunes se reunirá la comisión de seguimiento en coordinación con la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona para evaluar la situación por si fuera necesario aumentar los efectivos para garantizar la seguridad en El Prat.

Toda la actualidad en portada

comentarios