La crotalaria juncea requiere poca agua y ofrece un gran rendimiento en campo
La crotalaria juncea requiere poca agua y ofrece un gran rendimiento en campo - ABC
Agricultura

Crotalaria juncea, un nuevo cultivo con doble aptitud

La empresa sevillana Efecto Soluciones comercializa semillas que sirven como abono verde y como forraje para el ganado

SEVILLAActualizado:

Después de apostar por cultivos innovadores para el ganado como pasto mulato y pasto siambasa, la empresa sevillana Efecto Soluciones introduce un nuevo cultivo en el campo andaluz: crotalaria juncea.

La empresa, constituida en 2011 y dedicada a la investigación, estudio y difusión de nuevos cultivos para ofrecer a los ganaderos y agricultores alternativas productivas con las que conseguir mayores rendimientos en campo y, con ello, mayor rentabilidad en sus explotaciones, se lanza este año a la implantación y comercialización en el territorio nacional del cultivo crotalaria juncea. Se trata de «un cultivo que ha penetrado de forma potencial en países como Estados Unidos, en el que el pasado año se sembraron aproximadamente 12.000 hectáreas y que sigue en expansión, pues se prevé llegar hasta las 20.000 hectáreas a finales de 2017», declara el gerente de la empresa, David Martín.

Martín, en su último viaje realizado el pasado mes de enero a India y Tailandia pudo comprobar la gran demanda y los excelentes resultados que está obteniendo a nivel mundial crotalaria juncea, el último cultivo en el que este empresario, premio Joven Agricultor Emprendedor en 2013, ha puesto sus miras tras un riguroso trabajo de más de dos años.

Esta es la razón por la que Efecto Soluciones S.L. ha sacado a la venta semillas de crotalaria en 2017, estando ya a disposición de los agricultores y ganaderos españoles que deseen innovar en sus fincas.

El cultivo

Crotalaria juncea pertenece a la familia de las fabáceas o leguminosas cuya principal aplicación es la de abono verde, en un momento donde Europa está dirigiendo a los agricultores a la práctica de mejora de terrenos con este tipo de cultivos.

«Es una alternativa para mejorar la tierra sin necesidad de agroquímicos», explica el gerente de Efecto Soluciones, quien añade que «incorpora materia orgánica natural no contaminada por semillas de malezas como ocurre con los estiércoles que se emplean de granjas». Además, «destaca su capacidad de fijación de nitrógeno atmosférico, pudiendo acumular hasta 201,6 kilogramos de nitrógeno por hectárea, proporcionando nitrógeno residual al cultivo que le sigue».

No obstante, una de las principales ventajas de este nuevo cultivo es, sin duda, «su doble aptitud», pues además de la función de abono verde «crotalaria juncea aporta un forraje de altísima calidad», subraya David Martín.

Así, al ser un cultivo de la familia de las leguminosas tiene un poder proteico muy alto, consiguiendo porcentajes de proteínas elevados (entre el 18 y 22%). Otro aspecto a destacar es su apetencia para los animales, «teniendo una palatabilidad fantástica para todas las especies, característica de gran relevancia al disminuir considerablemente el porcentaje de mermas de los forrajes en la alimentación animal, lo que incide directamente en la rentabilidad de la explotación», sostiene el gerente.

Asimismo, su plantación mejora la textura en las tierras arenosas, consiguiendo más cuerpo, por lo que los abonos y las aguas están más tiempo a disposición de los cultivos venideros. En tierras fuertes actúa dejándolas más huecas, por lo que se consigue que no tengan tanto poder de compactación. Además, «son cultivos con pocas necesidades hídricas que aportan grandes rendimientos, ya que el agua es un bien apreciable y escaso», concluye el empresario sevillano.