El desembalse anunciado por la CHG garantiza una dotación de 5.000 metros cúbicos por hectárea
El desembalse anunciado por la CHG garantiza una dotación de 5.000 metros cúbicos por hectárea - ABC
AGRICULTURA

El desembalse de la CHG garantiza una campaña normal de riego

Desde Feragua y Asaja Sevilla se muestran satisfechos pero piden precaución para garantizar las siguientes campañas

SEVILLAActualizado:

El pleno de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, CHG, aprobó el pasado viernes un desembalse de 1.100 hectómetros cúbicos para el riego de los cultivos del Sistema de Regulación General durante la nueva campaña de riego. Esta cifra está ligeramente por debajo de la dotación normal, que en 2017 se situó en 1.200 hectómetros cúbicos.

El desembalse anunciado por la CHG garantiza, por tanto, una dotación de 5.000 metros cúbicos por hectárea. «Era una situación que ni siquiera llegábamos a soñar hace un par de meses, cuando las previsiones eran muchísimo peores», asegura Ricardo Serra, presidente de Asaja Sevilla, que se muestra satisfecho con la información.

Además, en la reunión de la Comisión de Desembalse se desveló que marzo ha sido uno de los meses más lluviosos de toda la serie histórica, con 350 litros de lluvia por metro cuadrado, lo que ha permitido alcanzar una situación cercana a la normalidad.

La dotación prevista en la última Comisión de Desembalse, celebrada el 26 de febrero, era de 600 hectómetros cúbicos, cantidad que casi se ha duplicado debido a las precipitacionse de los últimos meses, que han permitido que el Sistema de Regulación General pase en apenas dos meses del 24,7%de su capacidad, considerado «estado de emergencia», al 58%, un «estado de prealerta». Por su parte, la cuenca general se encuentra en «estaado de normalidad», al 66,6%, con 5.371 hectómetros cúbicos.

Por otra parte, la Comisión de Desembalse autorizó como riegos extraordinarios 45 hectómetros cúbicos para superficies de regadío en precario a aquellas explotaciones agrícolas que cuenten con infraestructuras de riego que lo permitan. Además, indicó que, debido al estado de los embalses, las dotaciones serán inferiores a las autorizados en años anteriores:olivar, con 1.350 metros cúbicos por hectárea, arroz, con 10.000 metros cúbicos; y para el resto de los cultivos en función del tipo de cultivo con un máximo de 3.500 metros cúbicos por hectárea.

Por otra parte, se acordó autorizar el riego extraordinario del arroz para aquellas explotaciones agrícolas sujetas al acuerdo de regularización del sector. El volumen de estas autorizaciones se considera incluido dentro del volumen previsto para el riego del arroz.

En cuanto a fechas, el volumen a desembalsar y las dotaciones se comenzarán a contabilizar desde el 1 de mayo y la campaña se cerrará el 30 de septiembre. «Aunque el desembalse sea un poco menor que años anteriores, consideramos que la campaña de riego va a transcurrir dentro de la normalidad, ya que existen varios factores que contribuyen a ello», explica Ricardo Serra.

Uno de dichos condicionantes es que hubo muchos agricultores que, a la hora realizar su plan de siembra en los meses en los que hubo pocas precipitaciones, optaron por cultivos con menos requirimiento hídrico. Por otra parte, se ha ahorrado un riego y el primero de la temporada se va a encontrar con un terreno en muy buenas condiciones, algo fundamental para ahorrar agua.

«El sentimiento general es que, aunque sea un campaña relativamente normal, tenemos que ser responsables y precavidos y pensar también en la campaña del año que viene», declaró Serra.