Manuel González y Lucía Cepeda, socios y directivos de la firma
Manuel González y Lucía Cepeda, socios y directivos de la firma - Rocío Ruz

La filial sevillana de Brandt dispara sus ventas un 22%

El gigante americano de los fertilizantes compró la carmonense Tragusa hace dos años

SevillaActualizado:

El próximo 1 de julio se cumplirán dos años de la compra de la antigua Tragusa (Tratamientos del Guadalquivir) por la multinacional agroalimentaria norteamericana Brandt Europe, que eligió la planta de producción de Carmona para establecer su filial y atender los mercados de Europa, Oriente Medio y África. Los resultados de esta apuesta han sido muy positivos, a la vista de las cifras que presentaron ayer en Sevilla los socios sevillanos de la compañía, Manuel González y Lucía Cepeda, director general y directora financiera de la firma, respectivamente. Los directivos adquirieron hace un año un paquete accionarial del 25%, dentro de un plan incentivado por la compañía matriz, que así mostraba su confianza en el equipo directivo de la anterior etapa.

Así, Brandt Europa prevé alcanzar en el presente ejercicio un volumen de negocio de 22 millones de euros, lo que supone un incremento de la facturación de más de un 22% desde la entrada del capital norteamericano. Su proye3cción el alcanzar unas ventas de 28 millones en 2021, aumentado sus cifras un 55%.

Por su parte, los resultados ya cerrados correspondientes a 2017 (su primer año de funcionamiento completo tras la compra de los activos de la antigua Tragusa) reflejan unas ventas de 20,5 millones, un 14% más que en 2016.

Esta nueva Brandt Europe oferta una amplia gama de agroquímicos para la protección de cultivos, nutrición de plantas y el control de plagas. El crecimiento del negocio no sólo ha sido en facturación, sino también en margen bruto (casi dos puntos por encima), «gracias a la incorporación de productos mayor valor añadido, especialmente en el área de fertilizantes, basados en el potente I+D+I de la compañía matriz y fabricados en España», destacan los directivos.

Junto a la diversificación de la cartera, la antigua Tragusa ha dado otro salto importante en ventas exteriores, que antes de la compra por parte de Brandt representaban aproximadamente el 10% del volumen de negocio, y a finales de 2017 suponían el 20% y seperaron los 4,3 millones.

La multinacional de origen estadounidense ha reforzado la plantilla de Carmona. Así, la planta de producción y el laboratorio han pasado de 50 a 65 trabajadores, con la previsión de llegar a final de año a las 70 personas. Junto a ello, la compañía está creando una red técnica y comercial externa de otros diez profesionales. Todo el equipo directivo de la anterior etapa de Tragusa permanece. Por su parte, en tecnología de laboratorio y producción, Brandt Europea ha realizado una inversión cercana al millón de euros.