NEGOCIOS

La firma sevillana Ayesa logra una cartera de proyectos récord de 464 millones

El grupo de ingeniería y consultoría tecnológica alcanza una facturación de 240,4 millones en 2016

José Luis Manzanares, en la sede de Ayesa
José Luis Manzanares, en la sede de Ayesa - Vanessa Gómez
LUIS MONTOTO Sevilla - Actualizado: Guardado en: Economía

El grupo de ingeniería y consultoría tecnológica Ayesa cerró 2016 con una cifra récord en su cartera de proyectos. La firma sevillana alcanzó un volumen de contratación de 464 millones de euros, frente a los 360 millones del ejercicio precedente (lo que implica un crecimiento del 29%). «Hemos ganado concursos de primer nivel compitiendo con auténticos líderes mundiales de nuestro sector», indica su presidente y fundador, José Luis Manzanares.

Entre las grandes adjudicaciones logradas el pasado año se encuentra la supervisión de la construcción del nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, por un importe aproximado de 60 millones de euros. Se trata de la infraestructura de este tipo más grande del mundo junto a la de Estambul. En este mismo área se ha hecho con la supervisión y el control del nuevo aeropuerto de Cuzco (10 millones de euros) y del metro de Mumbai (30 millones de euros). Junto a estas iniciativas, Ayesa ha estrenado su alianza con la empresa sevillana Elmya con la adjudicación de una planta fotovoltaica en Perú (14 millones de euros) y también construirá una planta de nylon para el grupo Ube Engineering Plastic en Castellón.

El crecimiento de la cartera ha supuesto «un importante aumento de la plantilla en los últimos meses», de forma que ya supera los 4.000 técnicos distribuidos en 16 países, frente a los 3.700 de 2015.

Ayesa logró unas ventas de 240,5 millones de euros el pasado ejercicio (tras crecer un 3,5% con respecto a 2015), y su beneficio antes de impuestos se situó en 3,8 millones (un 13% más). En este momento su plantilla en España es de 3.000 trabajadores (2.400 de ellos en Sevilla). Dado que la inversión pública en el mercado nacional está bajo mínimos, su objetivo es fortalecer las operaciones de ingeniería en España pero como centro de «offshoring» para respaldar proyectos de ingeniería en toda Europa. «Aquí hay profesionales muy cualificados y con mayores índices de competitividad en relación con los de otros países del Viejo Continente», remarca Manzanares. Con lo cual, pueden dar soporte a proyectos que se realicen en otras naciones europeas. Esta fórmula no tiene sentido en otros mercados como Latinoamérica o India, que cuentan con magníficos ingenieros en condiciones muy competitivas.

Hace seis años Ayesa entró en el sector de la consultoría tecnológica tras la adquisición de Sadiel. Con esta segunda pata del negocio ya logra el 50% de sus ventas, después de haber ampliado la gama de productos y de clientes de la antigua Sadiel, además de propiciar la internacionalización de la compañía. «Nos hemos convertido en uno de los grandes proveedores de servicios informáticos de Enel, con una cartera de 154 millones en sistemas corporativos y distribución, tanto en Latinoamérica como en Europa, así como en procesos externalizados tanto en el área de distribución como de comercialización».

En el último lustro ha desarrollado nuevas herramientas «en campos como el big data, la eficiencia energética, los vehículos eléctricos o la gestión de la enseñanza, la justicia y los servicios sociales». A partir de ahí ha entrado en la órbita de nuevos clientes como Repsol, Redexis, Sedapal, Delsur, Enagás o Viesgo. «Productos de gestión pública de Sadiel que habían tenido un gran éxito en Andalucía los estamos implantando ahora en otras comunidades, entre ellas Madrid y Cataluña», indica el fundador de Ayesa, que destaca que «la firma también se ha convertido en una referencia en la implantación de sistemas civiles y militares al otro lado del Atlántico». Destaca en ese sentido la implantación de software de gestión en las Haciendas ecuatorianas y panameñas, la logística militar en Colombia o el Sistema Geográfico Social en la Secretaría de Desarrollo Social de México».

Por último, la firma tiene la vocación decidida de crecer en el negocio aeronáutico, un ámbito en el que logra unos ingresos de seis millones de euros con su filial Ayesa Air Control (en alianza con Sevilla Control). Estamos participando en grandes programas de Airbus, Boeing y Embraer, y estamos estudiando las posibilidades de crecer a través de adquisiciones tanto en Francia como en Alemania», apunta el empresario. Está en la fase de identificar oportunidades, aunque aún no hay ninguna negociación avanzada.

Toda la actualidad en portada

comentarios