Parte de las naranjas incautadas en la operación de la Guardia Civil
Parte de las naranjas incautadas en la operación de la Guardia Civil - ABC
Agricultura

La Guardia Civil desmantela dos bandas de ladrones de frutas que actuaban en la Vega y la Campiña de Sevilla

Asaja Sevilla anima a los agricultores a denunciar siempre y elogia la labor de los equipos Roca de la Benemérita

SEVILLAActualizado:

Tras una ardua investigación que se ha prolongado durante más de seis meses, la Guardia Civil de Sevilla consiguió detener hace pocos días a 24 personas, e investigar a otras 10, por hurtos en explotaciones agrícolas de cítricos. Se trata de una de las mayores operaciones contra los robos en el campo de los últimos años, tal y como explica Felipe Gayoso, asesor jurídico de Asaja Sevilla, organización que ha colaborado con la Guardia Civil para el esclarecimiento de los elitos. «Queremos felicitarles por su trabajo, que ha sido absolutamente encomiable y que ha dado respuesta a la preocupación de los numerosos agricultores de la Vega y la Campiña afectados por los robos», explica.

En concreto, los detenidos en la denominada«Operación Suarfer» pertenecen a dos clanes familiares asentados en Torreblanca y El Vacie que, según ha explicado el propio grupo ROCA (equipos contra los Robos en el Campo) de la Guardia Civil de La Rinconada, los encargados del operativo, «actuaban como una auténtica red criminal». «Estaban totalmente jerarquizados, funcionando como una empresa pero dedicada al delito», relata Gayoso.

La investigación de la Guardia Civil comenzó comprobando la autoría de una serie de hurtos cometidos en fincas agrícolas de cítricos. «Estas bandas controlan muy bien qué cantidad deben llevarse para que solo sea considerado un hurto; sin embargo, gracias la reforma del Código Penal de 2015, que endureció las penas, y el trabajo de la Guardia Civil, que ha permitido identificar a los autores y ver que eran, en la mayoría de los casos, los mismos, ahora van a poder ser juzgados», relata Gayoso.

Asaja pide que la orden de alejamiento contra los cabecillas se amplíe a todos los pueblos

Así, a los detenidos se les acusa de los delitos de pertenencia y a organización criminal, robo con fuerza en las cosas, hurtos continuados, robo con violencia e intimidación, ya que las amenazas a los agricultores han sido continuas, receptación, blanqueo de capitales y falsificación de documento mercantil.

Y es que, además de robar decenas de kilos de naranjas, los miembros de estas bandas actuaban en connivencia con un empresario de La Algaba que les facilitaba facturas y documentos falsos, así como llaves de muchas fincas para que los investigados pudiesen acceder sin dejar pruebas. Incluso les facilitaba el transporte de la fruta.

«En ocasiones, cuando los paraban las fuerzas de seguridad, aseguraban que no hacían nada malo, que venían de la ‘rebusca’, cosa que es mentira, ya que la ‘rebusca’ es completamente ilegal en Sevilla», narra Felipe Gayoso.

Delito contra la salud

Desde Asaja Sevilla, inciden, además, en que los detenidos también han cometido delitos contra la salud pública, ya que «han puesto a la venta en comercios y mercadillos productos para el consumo humano sin ningún tipo de control sanitario».

«Muchas de las naranjas que han sustraído estaban en fase de seguridad por tratamientos fitosanitarios, por ejemplo, no siendo recomendado su consumo hasta pasados unos determinados días. En cambio, ellos no han tenido nada de eso en cuenta, poniendo en peligro a los consumidores que, en ocasiones, no saben que la fruta que están comprando está fuera de toda regulación», afirman desde la patronal agraria.

Durante las investigaciones se han intervenido 30 toneladas de cítricos de diferentes variedades robados en distintas fincas agrícolas tanto de La Vega del Guadalquivir, como de La Campiña, muchas de ellas de variedades que en el mercado alcanzan precios bastante elevados.

Se han intervenido hasta 30 toneladas de cítricos de distintas variedades

Tras los buenos resultados de esta operación de la Guardia Civil, en la que además de los detenidos se han incautados más de una decena de vehículos que eran utilizados para los robos, desde Asaja Sevilla recuerdan la importancia de que agricultores y ganaderos denuncien cualquier robo que sufran en sus fincas. «Es cierto que un hurto por sí solo es difícil de investigar, pero sí se puede hacer cuando son varios, como en este caso, que ha servido para detener a dos bandas que tenían con el alma en vilo a las comarcas sevillanas», asegura el asesor jurídico de la patronal agraria.

Prohibiciones

En cuanto a las medidas cautelares impuestas a los seis «cabecillas» de las bandas, que están en libertad provisional, se les ha prohibido «acudir por cualquier medio a los términos municipales de La Algaba, Alcalá del Río, Carmona y Burguillos» durante el periodo que dure la causa, que sigue abierta y en la que no se descartan nuevas detenciones.

Asaja Sevilla, que se ha personado como acusación particular, ha presentado un recurso para pedir que el listado de municipios los que los acusados no pueden acercarse «se amplíe hasta incluir toda la Vega y la Campiña. «No tiene sentido que les impongan el alejamiento de esos cuatro pueblos y no del resto, ya que los robos se han producido también en La Rinconada, Tocina o Brenes», explica el asesor jurídico, que espera que este punto se modifique «para evitar nuevos incidentes en las localidades limítrofes a las que sí se contemplan en las medidas cautelares».

En tal exitosa operación, la Guardia civil ha contado con la colaboración de la Policía Local de La Algaba, así como de la Policía Local de Sevilla y de la Policía Nacional, igualmente se ha mantenido un estrecho contacto con diversas asociaciones y sindicatos agrarios, entre ellas Asaja Sevilla, que ha estado en contacto continuo con las autoridades y con los numerosos agricultores que han sufrido robos desde hace años por parte de estas dos bandas criminales.