Gráfico del número de empresas exportadoras en Andalucía
Gráfico del número de empresas exportadoras en Andalucía - ABC
Comercio exterior de Andalucía

El lado bueno de la crisis

Andalucía ha dado un vuelco a su balanza comercial y ha desbancado a Madrid como potencia exportadora

Desde 2009 la comunidad autónoma ha duplicado sus ventas al exterior

SEVILLAActualizado:

El ritmo de crecimiento de las exportaciones andaluzas es un cambio estructural que hay que atribuir a la crisis económica. La economía andaluza se ha globalizado en gran medida gracias a la recesión. El número de empresas exportadoras ha aumentado casi un 40% desde el año 2008 y el valor de las ventas en el exterior ha crecido por encima del 80%. Si se analiza la evolución desde 2009, la facturación regional en los mercados foráneos se ha duplicado.

El negocio que no había en España durante la recesión se ha compensado ganando mercados fuera. El salto internacional que pequeñas y medianas compañías se atrevieron a dar ha sido un éxito en muchos casos, a la vista del aumento de las exportadoras regulares, es decir, las firmas que han perseverado y llevan más de cuatro años fajándose en los mercados foráneos. A este club se han sumado más de mil empresas en la última década y ya superan las 5.000.

La comunidad autónoma ha registrado por dos años consecutivos —2016 y 2017— superávit en su balanza comercial, un hito en lo que va de siglo. Y por primera vez en la historia escaló el pasado ejercicio a la segunda posición del ranking exportador en España, con un récord de 30.913 millones de euros, por detrás de Cataluña y adelantando a Madrid. Este dato es muy significativo si se tiene en cuenta que en 2008 Andalucía estaba fuera del podio, en la quinta posición.

Las ventas de la región en el extranjero sumaron 1.717 millones de euros más que las importaciones en 2017, con lo que la tasa de cobertura se situó en el 106%, frente al 92% de España, que cerró el año con déficit.

La diversificación de productos y mercados se señalan como las claves de esta escalada. Pero, visto el fuerte crecimiento que han tenido las exportaciones andaluzas en los años de crisis, ¿es previsible o factible mantener este ritmo en los próximos años?

A la vista de los datos de febrero, publicados esta semana, el récord no ha tocado techo. Con más de 2.686 millones de euros facturados en el exterior, el segundo mes de 2018 está remarcado ya como el mejor febrero de la historia comercial andaluza.

Según Vanessa Bernard, directora general de Extenda, la agencia de comercio exterior de la Junta de Andalucía, si bien es cierto que desde 2009 Andalucía ha duplicado sus exportaciones, con crecimientos importantes en los años de crisis, «hay que señalar también que las ventas en el exterior vienen creciendo de forma significativa desde hace décadas». Así, apunta que desde 1980 las exportaciones andaluzas se han multiplicado por 33 y que en los dos últimos ejercicios, en los que ya la crisis ha ido remitiendo, los crecimientos han sido del 7,6% y del 15,3%.

Exportadoras regulares

«En Andalucía tenemos hoy día más de 1.200 nuevas empresas exportadoras regulares que las que había al inicio de la década, hasta completar las 5.040 contabilizadas en 2017, de un total de 21.871 compañías que están vendiendo productos y servicios fuera de España», destaca Bernard. El ritmo de ampliación del parque de exportadoras habituales se ha acelerado en los últimos años. Así, en 2017 se incrementó un 4,8%, tres veces más que la media nacional. El valor de las exportaciones que hicieron estas firmas creció un 17,5%, más del doble del crecimiento medio que tuvieron a nivel nacional (+8,9%).

«Por tanto», subraya la directora general de la agencia exterior andaluza, «Andalucía ha reforzado el ámbito de las exportadoras regulares, verdadero pulmón del sector exterior andaluz, que acapara el 92% de las ventas totales al extranjero. Y, lo que es aún más importante, se ha hecho más fuerte cuando más duras eran las condiciones para las empresas, ya que estas compañías han alcanzado la consideración de exportadoras regulares en los últimos cuatro años, que han sido muy duros para las empresas por las condiciones de crisis que hemos atravesado», recalca.

Los datos dejan ver, apunta la directiva, «un tejido productivo que ha venido incorporándose de forma sostenida a la internacionalización, una actividad que hace más competitivas a las empresas, crea empleo de calidad y diversifica riesgos».

En todo este proceso se han reforzado los liderazgos tradicionales agroalimentarios, a los que se han sumado elementos de diversificación aportados por sectores industriales, como el aeronáutico o la minería, donde Andalucía es líder nacional. En concreto, las aeronaves y los vehículos espaciales, una industria muy concentrada en las provincias de Sevilla y Cádiz, suman unos ingresos en el exterior que superan ya los 3.000 millones de euros, una cifra semejante a la del aceite de oliva.