La cooperativa cultivará las verduras que necesite para la futura fábrica
Agricultura

Las Marismas de Lebrija fabricará puré de verduras natural y sin conservantes

La cooperativa tiene entre sus proyectos una «macrofusión»

SEVILLAActualizado:

Juan Sánchez ha revalidado la presidencia de Las Marismas de Lebrija (Sevilla) para un nuevo período de cuatro años con prioridades como la «macrofusión» de seis cooperativas del Bajo Guadalquivir, la creación de una fábrica de puré de verduras y nuevos cultivos hortícolas «de primor».

En una entrevista con Efe, Sánchez ha agradecido que los socios de Las Marismas de Lebrija hayan respaldado al actual consejo rector y su programa para los próximos años.

El presidente ha defendido que trabajará para culminar la fusión impulsada por «Las Marismas» de Lebrija, junto a Agreca (Cabezas de San Juan); «La Campiña» (también en Lebrija); «El Trobal» y «Maribáñez» (en Los Palacios, en ambos casos); y Adriano (Utrera).

«Estoy muy ilusionado y retomaremos el proyecto de concentración con más fuerza si cabe» en esta nueva etapa porque «permitirá que seamos más grandes y fuertes» y abordar nuevos proyectos que revitalicen el Bajo Guadalquivir, ha declarado Sánchez.

Actualmente, las seis cooperativas del Bajo Guadalquivir sevillano suman 30.000 hectáreas, 1.500 agricultores (580 de ellos, socios de Las Marismas de Lebrija) y una facturación conjunta que superaría los 200 millones de euros.

Una industria eficiente

En este contexto, la fusión, que debería ser una realidad en la actual legislatura -agrega- mejoraría el «músculo financiero» de la empresa, ha puntualizado el presidente de Las Marismas de Lebrija.

La construcción de la fábrica de puré de verduras, que se ubicará en las mismas instalaciones de la cooperativa, necesitaría de una inversión de 5 millones de euros, si bien cuentan con una empresa italiana como socia y con ayudas europeas para poner en marcha un sistema de producción «nuevo, único e innovador» en la UE.

Desde la cooperativa aseguran que se platean producir un alimento natural y sin conservantes y sin los choques térmicos habituales que utilizan otras empresas del sector.

La cooperativa Las Marismas de Lebrija quiere producir todas las verduras que necesite la futura fábrica lebrijana, lo que permitirá expandir los cultivos «de primor», de mayor valor añadido.

Además, entre otros ámbitos, también trabajan con tomate industrial, cultivan remolacha y operan en la producción de algodón y su «desmotado» pese al incendio que afectó a sus instalaciones el año pasado.