Carlos Lora (a la derecha), junto a parte del equipo de Espacio RES
STARTUPS

Mil metros cuadrados para una revolución en Sevilla

En República Argentina 25 se ha consolidado el Espacio RES, una comunidad para crear nuevas empresas

SEVILLAActualizado:

En la planta nueve del número 25 de la Avenida República Argentina se está produciendo una pequeña revolución. En unas oficinas vacías de casi 1.000 metros cuadrados nació —hace más de tres años— la primera iniciativa de carácter estrictamente privado para generar nuevas empresas en Sevilla. Desde entonces se han gestado 45 proyectos empresariales innovadores que han tenido una tasa de supervivencia del 84% en sectores como el diseño gráfico, la agricultura o el turismo. Y es solo el principio.

¿Cómo nació esta idea? Carlos Lora, fundador de la firma Tarifas Blancas, coincidió en unas sesiones académicas sobre Transformación Digital con Francisco Pumar, director general de Inmobiliaria del Sur (Insur). «Yo tenía la inquietud de ayudar a generar un ecosistema proclive al nacimiento de startups en Andalucía», apunta Lora. «En Insur compartíamos el interés por ayudar a la creación de nuevo tejido productivo en Sevilla y nuestra compañía disponía, precisamente, de muy buenos espacios para alojar empresas», recuerda Pumar. Con estos mimbres, Insur financió la reforma de este inmueble y cedió su uso de forma gratuita a la comunidad RES (tal como se denomina este espacio). «Así cuajó un proyecto que no se limita a ser un centro de coworking, ya que da un paso adelante para crear una comunidad que potencie el ecosistema emprendedor de Sevilla», subrayan.

En este momento hay firmas como La Plasita (de innovación en arquitectura), Sanber (una consultora de negocio para industrias químicas o de biocombustibles), Lendismart (una plataforma tecnológica que agrupa a la mayoría de las financieras especializadas en crédito al consumo), Estudio Rana (dedicada al diseño y la creatividad), AGResebe (digitalización en el mundo del agro) o Cover Manager (gestión de reservas para restaurantes). «Buscamos ideas relacionadas con el emprendimiento social, los productos digitales, el arte, el diseño, el turismo, la agricultura y las energías renovables, y a partir de ahí ofrecemos una comunidad de personas y entidades que pueden ayudar a que los proyectos crezcan», indica su fundador. El objetivo no es identificar empresas con un «crecimiento explosivo» como WhatsApp, sino intentar que las compañías crezcan de forma natural. Sus promotores resaltan que «si la idea de un emprendedor acaba generando una pyme con diez trabajadores, consideramos que es un éxito». Actualmente hay catorce empresas en la zona de incubación de Espacio Res y otras diez en el área crecimiento. El paso de una etapa a otra llega cuando el número de trabajadores crece y necesitan una zona «encapsulada», con lo cual pasan a oficinas divididas por cristales. Muchas de las ideas que han nacido en Espacio RES han pasado posteriormente por aceleradoras como El Cubo de Telefónica o el programa Minerva de Vodafone (ambos en la Isla de la Cartuja). La diferencia de RES con estos otros enclaves radica en que la novena planta de República Argentina 25 no tiene, como tal, un presupuesto. No hay subvenciones públicas ni privadas, se reparten los gastos comunes entre todos los que comparten este espacio, que es un «proyecto de innovación social sin ánimo de lucro».

La otra gran misión de Espacio RES es tender un puente entre estos proyectos y el mundo de la inversión, el capital riesgo y los business angels. Creen que «el movimiento en Madrid y Barcelona está siendo espectacular y la capital andaluza puede aspirar también a crear un núcleo de inversores».

España cuenta con 3.670 startups registradas en el portal Dealroom (la mayor base de datos existente de este tipo de compañías). Y las inversiones en este segmento se han consolidado al superar los 500 millones de euros en 2016 (el 60% procedía de fondos internacionales). Las startups tienden a concentrarse en ciudades que ejercen como polo de atracción. El gran triángulo europeo lo conforman Londres, Berlín y París; pero tanto Barcelona como Madrid han entrado en los primeros puestos del ránking. Carlos Lora apunta que «Sevilla está dando pasos muy relevantes, se acercan muchos inversores que quieren formar parte de este mundo y paulatinamente van conociendo de forma más exhaustiva cómo funciona este entorno». Un caso de libro es EC2CE, una empresa que aplica inteligencia artificial al sector agrario. «Nació en RES, pasó después por El Cubo y desde aquí colaboramos estrechamente en la captación de capital, ya que amplió capital con éxito por un millón de euros».

En el accionariado de algunas empresas de Espacios RES, como en el caso de OpenHealthCare, sus accionistas son miembros de la asociación de Business Angels Andaluces, como son los inversores Manuel Villalón o Álvaro Muñoz de las Casas. «La gran meta es que esta comunidad acoja a todos aquellos que quieran colaborar a que Sevilla sea un polo de atracción de profesionales y empresas», concluye Lora.