Fábrica junto a la A92 en el Polígono Industrial La Red
Fábrica junto a la A92 en el Polígono Industrial La Red - ABC
EMPRESA

De Ruy Perfumes ocupará la antigua factoría de Puleva

La firma sevillana ha experimentado un crecimiento espectacular, tras elevar sus ventas de 34 a 48 millones de euros en 2016

SEVILLAActualizado:

La factoría que Grupo Lactalis —propietario de Puleva— tenía en Sevilla volverá a albergar actividad industrial en los próximos meses. Esta planta, al pie de la autopista A92, cerró sus puertas en 2014 cuando Lactalis decidió centralizar su producción en Granada. A fines de 2016 fue adquirida por la firma sevillana De Ruy Perfumes y ahora el pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaira ha aprobado el expediente urbanístico que permitirá la implantación de esta compañía en la fábrica del Polígono la Red.

De Ruy es un grupo familiar que está dedicado a la fabricación y distribución de perfumes y productos de higiene personal. Sus principales marcas son Nike, Carlos Moyá o Gisèle Denis y mantiene acuerdos con multinacionales como Inditex. De Ruy ya hizo una inversión en 2014 para centralizar todos sus servicios en la zona logística del Puerto de Sevilla, donde tiene actualmente sus departamentos de marketing, diseño o desarrollo e ingeniería de productos. En estas instalaciones realiza las tareas logísticas y la manipulación final de sus productos. Ahora el objetivo es trasladar estas instalaciones al nuevo centro operativo de Alcalá de Guadaira, «cuando se rehabiliten, amplíen y modernicen tecnológicamente». El proyecto «comporta mayor capacidad en instalaciones productivas y logísticas y permite la aplicación de nuevas tecnologías». Las obras tendrán una duración inferior a un año. De Ruy también tiene una fábrica en Antequera, con una capacidad para producir 30 millones de unidades al año.

La compra de la factoría de Puleva coincide con un fuerte crecimiento en las ventas de De Ruy, que el pasado año superaron los 48 millones de euros, tras crecer más de un 40%. En 2008 esta firma facturaba 13 millones de euros, con lo cual ha multiplicado sus ingresos en la última década. En este momento comercializa sus productos en más de 60 países a través de un distribuidor en exclusiva en cada uno.

Los inicios de De Ruy se remontan al año 1964, cuando la familia Ruiz comenzó en el negocio de la exportación de productos de perfumería al Magreb a través de la sociedad Campomar. Por su parte, la historia de Nike —la principal marca del portfolio de esta firma— se inició en 1929, de la mano de un perfumista español entusiasta de la mitología griega. La forja del grupo actual fue en 1992 tras la unión de estas dos compañías perfumistas. La gestión de la compañía ya está en manos de la segunda generación, dado que los hijos del actual presidente (Antonio Ruiz Corrales) han asumido la dirección general, la de marketing y la financiera.