El futuro de la PAC depende de las negociaciones en los órganos europeos
El futuro de la PAC depende de las negociaciones en los órganos europeos - ABC
PAC 2020

Preocupación por el modelo y los recortes presupuestarios en la PAC

Desde Asaja Sevilla reivindican ante las autoridades europeas la necesidad de una política agraria fuerte con un presupuesto acorde a los retos del sector

Actualizado:

El presidente de Asaja Sevilla, Ricardo Serra, participó el pasado martes en el encuentro inter-institucional organizado por el Consejo Económico y Social Europeo en Bruselas para debatir sobre el futuro de la Política Agraria Común (PAC) en el nuevo marco presupuestario que se abre a partir de 2020.

«La principal idea que queremos trasladar es que es necesaria una PAC fuerte y que los retos a los que se enfrenta el sector agrario europeo son de tal magnitud que cualquier reducción presupuestaria pondría en riesgo su consecución», explica Serra.

Y es que en dos de los tres posibles escenarios que ha planteado la Comisión Europea sobre el nuevo marco financiero plurianual se contempla una reducción de las partidas destinadas a la PAC.

Escenario presupuestario

En concreto, el primer supuesto plantea mantener los niveles de gasto de la política agraria alrededor de los 400.000 millones de euros, la cifra movilizada también en el marco 2014-2020 actual. El segundo escenario —y el más temido— supondría la reducción del apoyo en un 30%, es decir, en 120.000 millones de euros. Y, por último, se plantea una reducción del apoyo de un 15%, con 60.000 millones de euros menos.

Las partidas presupuestarias destinadas a la PAC han disminuido de manera muy importante en los últimos años. Según datos ofrecidos por Asaja, a comienzos de los años ochenta el gasto destinado a la política agraria suponía el 80% del presupuesto de la Unión Europea y en el marco actual se sitúa en un 38%.

«Los presupuestos son nuestro principal caballo de batalla ahora mismo», reconoce Ricardo Serra, ya que todo indica que los fondos agrícolas y de cohesión serán los grandes perjudicados. Sin embargo, el presidente de Asaja Sevilla sí se muestra optimista con uno de los factores que rodean a la negociación europea: ya son muchos los países que se muestran a favor de un incremento presupuestario para paliar la salida de Reino Unido, que supondrá unos 13.000 millones de euros menos. «Si las aportaciones suben hasta un 1,1% o un 1,2% se podría paliar en parte el agujero dejado por el Brexit y no afectaría tanto a la PAC», asegura. Por ello, pide al Gobierno de España que «se posicione claramente a favor del incremento del presupuesto».

Por otro lado, Ricardo Serra asegura que hay voluntad de cumplir los plazos para aprobar el presupuesto sin retrasos.

Nuevo modelo

En cuanto a la Política Agraria Común, el presidente de Asaja Sevilla y miembro del Consejo Económico y Social Europeo asegura que la principal preocupación es el modelo. «Parece claro que hay consenso en que se mantengan el primer y el segundo pilar como ejes de la estructura», detalla Serra. De otra parte, Asaja rechaza tajantemente la posibilidad de que se introduzca la cofinanciación o la renacionalización, algo que sigue sobre la mesa de negociación aunque todo indica que se terminará descartando por temor a que ponga en peligro la unidad de mercado. «Los pagos directos no pueden depender de la voluntad o capacidad presupuestaria del Estado miembro», afirma.

Sin embargo, sí que hay un aspecto que preocupa bastante a la patronal agraria, y es el abandono de la referencia histórica, algo que beneficiaría sobre todo a los países del Este y afectaría mucho a España y, en concreto, a la región andaluza.

«El abandono del sistema histórico puede ser muy grave para el sector si no se encuentra una alternativa que contemple la especificidad de los cultivos en Andalucía, puede llevarnos a una pérdida de renta muy importante con respecto a otros países», insiste Ricardo Serra.

Respecto al segundo pilar de la PAC, hay dos temas fundamentales que centraron el debate europeo en Bruselas y que marcarán, en gran medida, su futuro: la introducción de los jóvenes, que sigue preocupando y que centrará muchos de los planteamientos, y la modernización de las infraestructuras rurales. Este último punto, según explica el presidente de la patronal agraria, se basará fundamentalmente en la mejora de las comunicaciones y las nuevas tecnologías.

«Gran parte de los trámites relacionados con las ayudas europeas se hacen a través de Internet, por lo que es necesaria una red en condiciones en todas las zonas rurales», afirma. Esto facilitaría, además, el control por parte de los organismos estatales y reduciría las visitas de campo de los técnicos, entre otras mejoras.

Cadena de valor

Oro de los temas que Asaja Sevilla quiere poner sobre la mesa y que planteó personalmente Ricardo Serra al Comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, es la importancia de que se trabaje en el equilibrio de la cadena de valor. «Consideramos que es un asunto fundamental, el futuro de la agricultura depende, en gran parte, de que haya un equilibrio razonable que permita a los agricultores mantener una posición que no sea tan débil como la actual frente al resto de los actores de la cadena», asegura.

Además, otro de los objetivos de las negociaciones europeas para la PAC post 2020 es que se simplifiquen los trámites burocráticos en los dos pilares algo que —tal y como destaca Serra— no solo beneficiará a agricultores y ganaderos, sino también a los organismos encargados de controlar el reparto de las ayudas.

Carácter común de la PAC

En definitiva, tal y como recuerdan desde la patronal agraria, es indispensable «una PAC que mantenga su carácter común y ofrezca estabilidad de rentas y mercados, porque de ella dependen la estabilidad, la seguridad y la garantía de aprovisionamiento alimentario para 500 millones de consumidores europeos». «Los agricultores no pueden ser penalizados por la salida del Reino Unido de la Unión Europea», recuerdan, más aún cuando España es el segundo país perceptor de fondos de la PAC.

Además, tal y como recordó en el encuentro en Bruselas el presidente de Asaja Sevilla, la agricultura europea es altamente exigente en sus prácticas productivas, sus estándares de calidad sus condiciones de bienestar animal o el respeto medioambiental y uso de los recursos naturales, condicionantes para cuya respuesta son necesarias inversiones en capital humano, en formación, en maquinaria y en utilización de factores de producción.

Por otro lado, la PAC está relacionada con 13 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y es un factor indispensable en la mitigación del cambio climático, a la vez que deberá adaptarse a las nuevas condiciones climáticas. Por todo ello, la Política Agraria Común, «necesita un presupuesto digno y suficiente para poder cumplir con todos sus objetivos».