Agricultura

Un producto a base de algas que optimiza los trasplantes

Brandt Europe lanza un bioestimulante que mejora el crecimiento y enraizaimiento de todo tipo de cultivos

SEVILLAActualizado:

La compañía Brandt Europe ha producido en su laboratorio de Carmona un bioestimulante basado en en extractos de dos algas marinas de cepas distintas que optimizan el trasplante de plantas. En concreto, el producto, denominado «Plant Start», se aplica tanto en fertirrigación como a nivel foliar y está diseñado para la fase del postrasplante, consiguiendo mejoras en el crecimiento y en el enrazaimiento.

«La formulación, a base de las algas ‘Acophyllum Nodosum’ y ‘Eklonia Maxima’, contiene precusores naturales, vitaminas vegetales y sustancias antiestrés», explica José Yáñez, Product Manager de Brandt Europe. El efecto de las algas, según detalla, consigue una rápida multiplicación de las raíces tras el trasplante y el alto contenido en fósforo del producto ayuda a dichas raíces a crecer de manera rápida y fuerte.

Facilita la absorción de elementos minerales y proporciona protección a las heladas y las plagas

Además, las dos especies de algas utilizadas sufren, en su entorno de procedencia, determinadas situaciones de estrés para las que producen «fitohormonas muy valiosas». «Gracias a esto, ayuda a las plantas a reducir el estrés de los trasplantes, por ejemplo», analiza Yáñez. Por otro lado, las algas proporcionan protección natural al cultivo, facilitan la absorción de elementos minerales y lo hacen más resistente a las heladas, entre otros fenómenos climatológicos, y a las plagas.

Respecto a los cultivos en los que puede utilizarse Plant Start, José Yáñez explica que es un producto válido para todo tipo de plantas, aunque destaca su uso en hortícolas, berries, frutales u olivar.

Lanzamiento en España

Brandt Europe inició hace meses la comercialización de este producto fuera de España, en Túnez, Turquía e Italia, porque en el mercado español se prohibía el uso de la Ecklonia Maxima, una de las dos algas usadas. Sin embargo, desde el pasado mes de diciembre la normativa sí permite su utilización tras la publicación en BOE del 6 de diciembre de Real Decreto 999/2017, de 24 de noviembre, que modificaba al Real Decreto 506/2013, de 28 de junio, sobre productos fertilizantes.

Así, ha sido en su laboratorio de Carmona en el que se ha adaptado la innovación tecnológica lograda por la matriz estadounidense, consiguiendo crear un desarrollo propio adaptado a Europa, África y Oriente Medio.

Este lanzamiento, explican desde la compañía, obedece a la estrategia de diversificación que ha puesto en marcha Brandt Europe, con con la que pretende dar un salto cualitativo importante en la oferta comercial de la compañía, que trabajaba fundamentalmente en el campo de los genéricos y que ahora se introduce en el mercado de las especialidades, productos más exclusivos, con una mayor carga tecnológica e innovadora. Además de «proporcionar mayor valor añadido a los agricultores», los nuevos productos suponen, aseguran desde Brandt Europe, una apuesta por reforzar la línea de negocio de fertilizantes, los cuales se desarrollan en su laboratorio de I+D.