Sebastián Borja e Isabel de Camino en las dependencias de su empresa
Sebastián Borja e Isabel de Camino en las dependencias de su empresa - ABC
ENTREVISTA

Sebastián Borja: «El arroz sevillano tiene mayor calidad que el producido en terceros países»

La empresa Subproductos, Semillas y Agropecuaria S.L. es proveedora de abonos específicos, semillas de forrajeras y otros cultivos

SEVILLAActualizado:

Hace más de cuatro años que Sebastián Borja Ferrer, ingeniero agrónomo de formación, decidió montar su propia empresa junto a su esposa, Isabel del Camino. Subseagro (Subproductos, Semillas y Agropecuaria S.L.). Su principal objetivo desde los inicios fue atender las necesidades de agricultores y ganaderos y, también, las de los profesionales de las zonas verdes, por lo que su actividad se ha diversificado conforme su cartera de clientes, y su campo de actuación, han ido creciendo.

¿En qué se basa la actividad de Subseagro?

Fundamos la empresa en 2014, cuando yo trabajaba como técnico en una compañía que producía cultivo de césped, un sector que introdujimos también en Subseagro. No obstante, nuestro comienzo fueron los subproductos derivados de la industria arrocera. Vimos la posibilidad de entrar en ese mercado e introdujimos la cascarilla de arroz en las camas de los caballos y en los cebaderos, entre otros lugares. Por otro lado, nos hicimos distribuidores de Semillas Fitó, a través de la que comercializamos semillas de áreas verdes, hobby, hortícolas, forrajeras y gran cultivo, como maíz o girasol. Y, por último, también tenemos abonos y servicio de gestión de fincas a través del que asesoramos al agricultor para que acierte en la toma de decisiones.

¿Qué relación tiene la empresa con el sector arrocero?

Somos distribuidores en exclusiva de abonos para la zona arrocera de la marisma sevillana y de Cádiz. Es una de las partes más importantes de Subseagro, hacemos una campaña muy fuerte que alcanza una venta de 3.000 toneladas anuales de abonos especiales únicamente destinados al arroz.

¿Qué tipos de abonos son los más indicados para mejorar la calidad del arroz?

Sin duda, los abonos específicos, un tipo de abono que nosotros empezamos a vender en Isla Mayor en 2014. Ese año entramos con una cuota de mercado de un 2%y en 2017 era ya un 15% la superficie arrocera que se abona con productos nuestros, un paso muy importante para la compañía. Se ha pasado de que los abonos específicos supongan una cuota insignificante respecto a los convencionales a que su utilización casi sea igual. Nosotros creemos firmemente en que su uso es lo mejor para el sector arrocero, por lo que damos charlas y organizamos jornadas centradas en informar a los agricultores. Una de estos eventos tuvo lugar la pasada semana en Isla Mayor.

¿Qué le aporta un abono específico al cultivo que no le dé uno convencional?

La eficacia de un abono con tecnología no tiene nada que ver con el abono tradicional. Usándolo estás aportando menos unidades fertilizantes al campo pero, al mismo tiempo, proporciona más eficiencia y calidad al cultivo. Se derrochan menos unidades de fósforo, nitrógeno y potasio y se aprovechan los recursos que da el propio suelo, algo fundamental para lograr un cultivo sostenible con el medio ambiente. Sí que es cierto que el abono con tecnología es algo más caro que el convencional, pero las innumerables ventajas hace que sea una opción cada vez más demandada.

En definitiva, mejora la explotación y, a la vez, respeta el entorno, algo fundamental para prevenir problemas como los que afectan a los acuíferos, por ejemplo, cuando hay exceso de nitrógeno. En relación a esto, la administración pública sacó una partida de ayudas para la producción integrada de arroz con el fin de que se utilizasen abonos de liberación lenta, algo que se está consiguiendo con creces:el abono convencional se usa menos y se debe hacer todo lo posible desde todos los ámbitos para seguir esa corriente. Eso es lo que intentamos transmitirle a los arroceros, un sector en el que yo estoy muy implicado, ya que mi familia ha sido arrocera desde hace generaciones.

¿Tienen demanda los productos que no dejan residuos?

Sí, cada vez más, de hecho de cara a esta campaña del arroz vamos a empezar a distribuir una línea de productos cero residuos y ecológicos. Creemos que, teniendo en cuenta que la zona arrocera está dentro de Doñana, puede ser muy importante el valor añadido que aportan. Además, cada vez tienen más demanda y los clientes piden este tipo de productos. Hay mucha carencia y muchas licencias de fitosanitarios vencidas que no se renuevan, lo que hace que los arroceros estén necesitados de insecticidas y fungicidas con un nuevo perfil ecológico, actualmente se ven atadados de mano a la hora de tratar sus cultivos. El año pasado ya probamos con algunos agricultores un producto con efecto fungicida que funcinó muy bien y este año queremos comercializarlo para que lo utilice todo el mundo.

¿Cómo afecta a Subseagro el problema que el sector arrocero vive con la entrada de arroz de terceros países?

El problema del arroz importado es que, mientras aquí procuramos tirar menos residuos a la tierra y usar abonos cada vez más respetuosos con el medio ambiente, además de cumplir unas estrictas normas de calidad, no sabemos cómo lo cultivan en Camboya o Vietnam, por ejemplo. Esto provoca una situación en la que los arroceros sevillanos se enfrentan a unos costes de producción altos y a un arroz que viene empujando los precios a la baja.

Los beneficios se ven muy mermados y nosotros, por ejemplo, nos vemos muy afectados a la hora de poner los precios de nuestros abonos, ya que los costes de producción del arroz sevillano son, ya de por sí, altos. Sin embargo, estamos convencidos de que nuestro arroz tiene mayor calidad que el de terceros países. No obstante, creemos que el principal caballo de batalla del sector arrocero son los sistemas de riego actuales. Modificarlos es una tarea pendiente, ya que son obras faraónicas que la administración no se atreve a encarar, pero llegará el momento en el que habrá que buscar una solución. Este año se ha estado al límite total de no sembrar arroz y el 50% de nuestro negocio depende de él, por lo que estamos muy pendientes de que todo vaya bien.

¿Son rentables las forrajeras?

Sí, creemos que sí. Semillas Fitó, que distribuimos, tiene una línea de forrajeras, un tipo de cultivo al que pocas empresas le prestan atención. Además, los propios agricultores normalmente optan por el trigo, la cebada o el girasol pero, ante los bajos precios que están teniendo los agricultores y la importancia que están cobrando las empresas ganaderas en Andalucía, creemos que las forrajeras son a veces la mejor opción. A la cabaña ganadera hay que alimentarla, por ejemplo, con heno de buena calidad, lo que garantiza la salida del cultivo.

Por otro lado, también tenemos variedades de raigrás, que son de crecimiento intermedio y se comercializan para cubiertas vegetales en plantaciones de almendros u olivares. En Subseagro apostamos por que las cubiertas vegetales son, precisamente, una de las cosas que más hay que potenciar en el sector agrario. Potencian la efectividad, hacen que no se tenga que usar demasiado herbicida y fertilizante, por lo que los beneficios son numerosos. Sin embargo, el agricultor todavía es conservador, en líneas generales, y un poco reticente a su uso, aunque vamos notando que la demanda aumenta.