Javier Imaz, CEO de GRI Renewable Industries
Javier Imaz, CEO de GRI Renewable Industries - ABC
INDUSTRIA

GRI Towers diseñará en Sevilla las torres eólicas del futuro

Avanza en la creación de un centro de innovación junto a la Universidad hispalense

SEVILLAActualizado:

La compañía GRI Renewable Industries —filial de Gonvarri— está superando la fase de consolidación de su planta de torres eólicas marinas en el Puerto de Sevilla. El pasado verano arrancó la producción en el antiguo solar de Astilleros con adjudicaciones de grandes compañías como Vestas y, a lo largo de 2018, su reto será superar el 30% de su capacidad productiva.

«Hace menos de un año esta fábrica no existía, el arranque de una nueva planta es lento porque, además de lograr los primeros pedidos, se deben superar los procesos para la homologación de los productos, pero seguimos creciendo claramente con la meta de alcanzar los 400 empleados», afirmó ayer Javier Imaz, consejero delegado del grupo, en el Club de Directivos del Instituto de Estudios Cajasol.

GRI Renewable Industries es uno de los líderes mundiales en la fabricación de torres eólicas, con catorce plantas distribuidas en ocho países. «Hasta ahora hemos trabajado para parques eólicos convencionales, pero con la inversión que se ha realizado en Sevilla hemos entrado, por primera vez, en el sector off shore (mar adentro), de ahí que queramos convertir esta factoría en un centro de innovación que refuerce claramente sus capacidades», subrayó.

Centro colaborativo

En este futuro centro de innovación participará la Universidad de Sevilla y recibirá el respaldo de la administración andaluza. «Debemos crear un entorno colaborativo para que todas las empresas del Puerto de Sevilla podamos contribuir a mejorar nuestros productos; el precio al que se compra la energía renovable está bajando drásticamente y esto se está trasladando a toda la cadena de proveedores», remarcó Imaz, que considera que las compañías que realizan componentes para parques eólicos «deben desarrollar productos con valor añadido para sobrevivir».

La financiación inicial del proyecto vendría de la mano de fondos europeos Interreg. GRI Renewable Industries destina cada año a la innovación 2,5 millones de euros (en torno al 5% de su facturación).

Luis Montoto, Javier Imaz, Antonio Pulido y Juan Francisco ÁLvarez
Luis Montoto, Javier Imaz, Antonio Pulido y Juan Francisco ÁLvarez - ABC

La clave de este centro será «mejorar tecnologías y automatizar procesos; desarrollar máquinas que nos permitan acortar tiempos de fabricación; tener equipos humanos en Andalucía muy bien formados para que, en el futuro, también puedan liderar el desarrollo de proyectos en otros países; y generar un portfolio de productos propios con el que se pueda competir con operadores de otros países que tienen ventaja sus costes y en el apoyo gubernamental que reciben».

Una de las metas es impulsar tecnologías como la realidad aumentada y la visión artificial en los procesos de soldadura. También avanzaría en la creación de nuevos conceptos estructurales de torres eólicas.

Logística

En el caso de Sevilla, GRI Renewable Industries está fabricando torres eólicas marinas pero también torres convencionales, ya que «esta versatilidad aporta flexibilidad a la planta». Imaz analizó la potencialidad del Puerto de Sevilla para recibir nuevas inversiones industriales. «En la industria off shore tan importante como la innovación en la fabricación es la logística, ya que es otra fórmula de abaratar costes y ser más competitivo, y Sevilla tiene los mimbres para avanzar de forma conjunta en ambos aspectos».

En el caso concreto de la formación profesional para la industria, Imaz apuntó que se debe diferenciar entre calidad y cantidad. «Debemos crear un sistema más ágil y veloz, hay que personalizar la formación para adaptarla a las necesidades de cada empresa».

Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, apuntó ayer que las energías renovables son un sector «absolutamente estratégico para la economía andaluza y española, en la creación de empleo, en el desarrollo de una industria verde cada vez más competitiva, en la lucha contra el cambio climático y en la apuesta por el desarrollo sostenible».