Sánchez y González retoman su relación con su primer encuentro privado tras meses enfrentados

El líder del PSOE y el expresidente del Gobierno almuerzan en un restaurante madrileño

MadridActualizado:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha almorzado hoy con el expresidente del Gobierno, Felipe González, en un intento por «normalizar» las relaciones entre ambos. Un encuentro que Ferraz recuerda que en cierta forma estaba programado después de que ambos lo acordasen tras intercambiarse unos mensajes de felicitación durante las pasadas navidades.

«Antes de Navidad, Pedro Sánchez me envió un mensaje de felicitación. Y días después otro en el que me decía que a ver si nos veíamos después de esas fechas», reconocía Felipe González en una entrevista reciente. Algo que se ha sustanciado hoy en un restaurante madrileño, como ha adelantado El Confidencial.

Ferraz enmarca la cita en la normalidad, pero lo cierto es que se trata del primer encuentro de éstas características entre ambos desde la reelección de Pedro Sánchez como secretario general. El objetivo es, más bien, «normalizar» unas relaciones que se rompieron hace año y medio, cuando unas declaraciones de González asegurando sentirse «engañado» por Sánchez, al rechazar abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy.

Además, recientemente Felipe González había dicho no reconocer en ningún líder actual un proyecto de país. Y había dado a entender que había dialogado más últimamente con Albert Rivera que con el actual líder de su partido. Este almuerzo se enmarca en el intento de Ferraz por reducir las brechas en un partido conmocionado todavía por las primarias entre Sánchez y Díaz.

Y el acercamiento a los antiguos líderes del partido es parte de esa estrategia. Todos ellos apoyaron en las primarias a la presidenta andaluza. Esta normalización ya se produjo hace meses con José Luis Rodríguez Zapatero, que ya ha llegado a participar en actos conjuntos con Sánchez. Ferraz asegura que ambos hablaron en el almuerzo de la situación del país, pero evitaron entrar en temas orgánicos, un terreno que Felipe González está decidido a no pisar.