DEBATE

Sartorius: «Poder votar en 1977 fue una conquista del pueblo español»

En una mesa de debate organizada por ABC, el exdiputado por el PCE y Arias-Salgado (UCD) comentaron cómo fueron aquellas primeras elecciones

Arias-Salgado y Sartorius, en la Casa de ABC - MAYA BALANYA
DANIEL CABALLERO - @abcespana Madrid - Actualizado: Guardado en: España

Las elecciones de 1977 marcaron un antes y un después en la España del siglo XX. Los españoles acudían por primera vez a las urnas para elegir a sus representantes después de casi 40 años de dictadura. El espectro político de aquel entonces era tan amplio como ahora, aunque los protagonistas se tornaban distintos.

Rafael Arias-Salgado (UCD) y Nicolás Sartorius (PCE) han valorado en una mesa de debate organizada por ABC lo que supusieron aquellos comicios. Con diagnósticos muy distintos, cada uno aporta su particular visión de las elecciones.

Para Arias-Salgado hubo dos aspectos clave que marcaron aquella fecha: «Destacaría la falta de organización de los partidos y que había una España rural y no muy desarrollada en que un esquema democrático se contemplaba o bien con desconfianza o con sorpresa ya que no se sabían medir las consecuencias de aquellas elecciones».

Elecciones «rudimentarias»

Para el político de UCD resultó capital la organización de los partidos, aunque también cómo se diseñaron aquellos comicios. «Fueron unas elecciones desde el punto de vista organizativo, rudimentarias. Toda la organización que teníamos era de la candidatura y algunos voluntarios que se apuntaron», afirmó.

«Si hay algo que me quedó grabado en la memoria fue la enorme desconfianza que existía en los pueblos respecto a las elecciones»Arias-Salgado
Arias-Salgado, más allá de los aspectos anteriores, recordó la gran división entre pueblos y ciudades con respecto a su idea de las elecciones. Pese a referirse a Toledo, sus palabras son extrapolables al resto de España: «Si hay algo que me quedó grabado en la memoria fue la enorme desconfianza que existía en los pueblos pequeños y medianos de una provincia como Toledo. Había un cierto resquemor con respecto a la celebración de las elecciones en los pueblos, a diferencia de lo que ocurría en las grandes ciudadaes de la provincia como Toledo, donde había una ilusión perceptible en la celebración de unas elecciones que les iban a permitir votar libremente».

Para Sartorius, en cambio, las elecciones de 1977 fueron un halo de luz, teniendo en cuenta que él provenía de incluso estar encarcelado durante el régimen franquista. «Recuerdo que había unas colas enormes. Lo recuerdo como uno de los días más felices de mi vida. Era la culminación de lo que habíamos pretendido, que hubiera paz tras 40 años de dictadura», destacó.

En consecuencia, considera que se acudió a las urnas de forma «ordenada, como si hubiéramos votado toda la vida. Ejemplar desde ese punto de vista».

Arias-Salgado y Sartorius debaten sobre las elecciones de 1977 con la mediación de Juan Fernández-Miranda
Arias-Salgado y Sartorius debaten sobre las elecciones de 1977 con la mediación de Juan Fernández-Miranda- MAYA BALANYA

«El 15-J no cayó del cielo»

Sin embargo, como antiguo sindicalista convencido, no dudó en reivindicar la conquista del voto por parte de los españoles. Quiso dejar claro que el 15-J no «cayó del cielo» como algunos, considera, intentan transmitir. «Me gustaría destacar lo que costó. Da la impresión que el 15-J cayó del cielo, que nos dejaron votar, y no. Conquistamos el poder votar», aseguró.

Sartorius puso en valor las dificultades a las que se enfrentaba la sociedad española, ávida de poder acudir a esos primeros comicios de la democracia. «Cuando Franco muere no llega la democracia. Había que soltar el tapón del gobierno de Arias. En España hubo unas movilizaciones enormes, principalmente de los trabajadores, las universidades... y la confluencia de esos movimientos y la inteligencia de los líderes políticos y el consenso permitieron una Transición pacífica. No se ha valorado suficientemente el coste de poder votar libremente. Fue una conquista del pueblo español, no una concesión».

«Hubo la idea de cierto patriotismo constitucional en el sentido de que eramos una generación con la idea de no volver a un enfrentamiento civil»Sartorius
Así, el sindicalista y exdiputado recordó que él mismo estuvo «siete años en la cárcel por actividades políticas». Aun así, la llegada de la democracia propició que pudiera volver a vivir sin miedo a ser reprendido por el régimen. «La libertad y democracia son beneficiosas para todos. Hubo la idea de cierto patriotismo constitucional en el sentido de que eramos una generación con la idea de no volver a un enfrentamiento civil. Para eso, se exigen consensos, pactos. Siempre hay que ceder cosas porque si no, no hay pacto. Las fuerzas democráticas nos pusimos de acuerdo para traer la democracia a España».

Beneficios de la Transición

De esta forma, coincidió con él Arias-Salgado, quien puso en valor el espíritu de la Transición. Considera que esta «nos enseñó que mediante acuerdos todas las fuerzas un país progresa de manera extraordinaria y la confrontación hay que dejarla».

En definitiva, las diferencias entre demócratas nunca son insalvables. Ambos demostraron su pasión por la democracia y rompieron una lanza a favor de las elecciones de 1977, cuando ya se estaba fraguando la etapa de la Transición en la que tanto consenso y pactos fueron necesarios.

Toda la actualidad en portada

comentarios