Las penas a las que se enfrentan los acusados

MANUEL MOGUER. SEVILLA

Con la Ley en la mano, pero sin el sumario completo del caso, se puede hacer un poco de «derecho-ficción» y suponer qué es lo que va a pasar con los imputados por el caso Marta del Castillo. Cuatro son las personas que se sentarán en el banquillo de los acusados desde el 17 de octubre hasta el 30 de noviembre, toda vez que el Cuco ya fue juzgado: Miguel Carcaño, Samuel Benítez, Francisco Javier Delgado (hermano de Miguel) y su novia, María García. Distintos son los delitos que se les imputan y distinta será la pena para cada uno. Según los juristas consultados por este periódico, el caso quedaría de la siguiente forma:

  • Miguel Carcaño

    El principal imputado, Miguel Carcaño. (FOTO: PEPE ORTEGA)

    (FOTO: PEPE ORTEGA)

    Asesino confeso de Marta, se le imputa asesinato y violación. Además, como la familia no ha podido enterrar a su hija, puesto que el cuerpo no ha aparecido, la Fiscalía le imputa daño psicológico a los padres. La acusación particular ve en este hecho ensañamiento con el cadáver. En este matiz estriba la explicación de que la Fiscalía pida 52 años y la acusación particular, 50 años y cinco meses. En el mejor de los casos -para el joven-, estará en la calle, al menos con el tercer grado, en 15 años (esto es: un máximo de 30 años, y desde la mitad de la condena se pueden disfrutar de permisos y beneficios penitenciarios). Aunque, a juicio de los abogados consultados, Carcaño podría ver la calle antes incluso. Ayuda a esta tesis el que el menor enjuiciado ya por los mismos hechos fuera absuelto de los cargos más graves: los de violación y asesinato. Este extremo podría beneficiarle y librarse así de algunos años de condena.

  • Samuel Benítez

    Samuel Benítez llega a declarar en el juicio al Cuco. (FOTO: PEPE ORTEGA)

    (FOTO: PEPE ORTEGA)

    Imputado por encubrimiento y complicidad por deshacerse del cuerpo de Marta, la Fiscalía le pide cinco años de prisión. Si esta fuera la sentencia, y contando con que ya ha estado más de nueve meses preso y que a la mitad de la condena ya podría tener beneficios penitenciarios, podría estar en la calle en 15 meses. Poco más de un año.

  • Francisco Javier Delgado

    El hermanastro de Carcaño, Francisco Javier. (FOTO: EFE)

    (FOTO: EFE)

    Quien muchos han querido ver como «el cerebro» detrás de la desaparición del cuerpo de Marta. Está imputado por encubrimiento y complicidad para deshacerse del cuerpo. La Fiscalía le pide ocho años de prisión. Aplicando la misma lógica que con Samuel, podría estar en la calle en poco más de tres años. Para 2014 o 2015 estaría ya disfrutando de algún tipo de beneficio penitenciario.

  • María García

    La novia de Francisco Javier, María, a la que sitúan en el piso la noche de autos. (FOTO: KAKO RANGEL)

    (FOTO: KAKO RANGEL)

    La novia de Francisco Javier, imputada por los mismos delitos que su pareja. La Fiscalía quiere que cumpla cinco años de prisión. Como en el caso de Samuel, en 14 meses podría estar en la calle, aunque a ella no hay que descontarle tiempo de prisión preventiva porque no ha pisado la cárcel aún.

Diferencia en las penas

Sorprende en primer lugar que, aún estando imputados por los mismos delitos, las penas que pide la Fiscalía para los acusados varía. Así, Miguel Carcaño y el Cuco deberán responder ambos por asesinato y violación. Sin embargo, a uno se le piden más de 50 años y al otro seis -que finalmente quedaron en tres años de internamiento que había cumplido casi íntegramente antes del final del juicio. Desde la petición de la Fiscalía hasta la condena efectiva del menor va un mundo. Eso es así, según José María Calero, abogado de la familia de Marta, porque los menores «tienen un régimen de penas específico y distinto que tiene su fundamento en que con relación al menor es prevalente el interés de la educación y no tanto el represivo como es el caso de los mayores de edad». Esto hace que el Cuco esté libre el año que viene y Miguel Carcaño vaya a pasar, en el mejor caso para él, 15 sin ver la calle.

En el caso de los otros supuestos participantes en el crimen, las penas oscilan entre los cinco años de Samuel y María y los ocho del hermano de Carcaño. La abogada Ana Flores cree que esto es así por los agravantes que se hayan encontrado en cada uno de los implicados. Así, «es normal que con las mismas imputaciones», las penas varíen. «Aunque sin conocer al detalle el sumario, se escapan detalles y matices» del caso, explica Flores.

Una deuda de un millón de euros

Entre la Fiscalía y la acusación particular han pedido a los acusados más de 800.000 euros de indemnización. De esta cantidad, algo más de 600.000 son para pagar las labores de búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo. Esta tarea se prolongó durante meses e incluyó un nutrido grupo de especialistas y medios. Se buscó en el río, en un vertedero y en Camas. Se usaron barcos, perros, excavadoras y un gran contingente humano. El resto del dinero -unos 200.000 euros- es para indemnizar a los padres de Marta del Castillo y a las dos hermanas pequeñas de la joven.

Preguntado por este extremo, Flores cree que los acusados difícilmente tendrán bienes o dinero como para responder por esa deuda. «Pero siempre se puede intentar que el Estado se declare responsable civil subsidiario y pague». El abogado de la familia del Castillo-Casanueva está de acuerdo pero lo matiza: «Es cierto que cabe está esa posibilidad, porque el Estado puede ser considerado responsable civil subsidiario para delitos violentos, pero es una cantidad ridícula que no cubre en absoluto lo que se pide».

Calero, sin embargo, cree que sí es posible que los acusados respondan en el futuro: «Si escriben un libro o van a un programa de televisión y les pagan, se les puede pedir que entreguen esas ganancias para saldar su deuda». Así, la factura económica les perseguirá, probablemente, más allá de su paso por la cárcel.

ABC

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U, Madrid