Las diez claves

Los puntos fundamentales del caso Marta del Castillo

LAURA RODRÍGUEZ. SEVILLA

El jurado profesional
Hace un año, el magistrado Javier González Fernández dictaba que el procedimiento a los cuatro imputados mayores de edad fuera enjuiciado por un tribunal profesional y no por un jurado popular, como Fiscalía Superior de Andalucía.

Para José Joaquín Gallardo, decano del Colegio de Abogados de Sevilla, la opción del tribunal profesional sería la más acertada, porque da más garantías de una acertada resolución. «El jurado popular podría garantizar un pronunciamiento de culpabilidad, al dejarse llevar, quizás, por los medios de comunicación y el tratamiento que están haciendo del caso, pero al final son los jueces los que tienen la última palabra y pueden llegar a anular las sentencias».

El cuerpo de Marta
Hace casi tres años que desapareció Marta del Castillo. Las autoridades han buscado su cuerpo en el Guadalquivir y en el vertedero de la localidad de Alcalá de Guadaíra, siguiendo las diferentes versiones de los implicados en el crimen. Las dos preguntas clave son ¿Puede aplicarse la misma sentencia a su supuesto asesino aparezca o no el cuerpo? ¿Aportaría éste pruebas concluyentes al caso?

Fuentes jurídicas consultadas por ABC de Sevilla determinan que la aparición del cadáver sería decisiva para esclarecer cómo murió Marta del Castillo y determinar si fue asesinato, es decir, si hubo premeditación y ensañamiento, o si fue un homicidio producto de un arrebato en una discusión.

La absolución del Cuco
El Cuco es el único implicado que ya ha sido juzgado y absuelto. Los padres de la víctima, han conseguido que dicha sentencia se revise, ya que consideran que la sentencia de Menores no logró explicar la «llamativa laguna» de lo que hizo el por entonces menor de edad entre las 20 y 22 horas, cuando fue supuestamente asesinada Marta . Según la abogada Ana Flores, «mientras que los acusados tienen derecho a mentir en un juicio, los testigos están obligados a decir la verdad, por tanto, el Cuco, al comparecer como testigo esta vez, debe decir la verdad. Si bien es cierto que, aunque una persona no pueda ser juzgada dos veces por el mismo caso, es improbable que esta persona varíe su testimonio. El motivo es que, si se considerara que el juicio al Cuco ha habido irregularidades procesales, podría solicitarse una nulidad de actuaciones con todo lo que esto puede conllevar».

Las versiones contradictorias
Desde un primer momento, la Policía tuvo claro que Miguel Carcaño -con quien Marta tenía una estrecha relación- era el principal sospechoso del caso.

Poco después ya había varios detenidos acusados de complicidad y encubrimiento en los hechos.

A lo largo de estos casi tres años, Miguel ha cambiado hasta cuatro veces su versión de los hechos, al igual que el Cuco -ya juzgado y absuelto-, que en un primer momento confesó su implicación en el asesinato y violación de la joven y posteriormente aseguró que era inocente. En una primera versión, Carcaño admitió que mató a Marta en su piso de León XIII con un cenicero y que la arrojó al río; en su segunda versión, Carcaño cambia radicalmente su historia y dice que el Cuco, menor de edad, asfixió a Marta con un cable y que la trasladaron en silla de ruedas hasta un contenedor cercano a la vivienda; en una tercera declaración, realizada tan solo unas horas después de haber aportado la segunda, Carcaño volvió a cambiar su declaración. Asumió que tanto él como el Cuco violaron a Marta antes de acabar con su vida y mantiene que la arrojaron a un contenedor de basura; en un sorprendente giro, Carcaño da hasta una cuarta versión de los hechos, Miguel vuelve a la primera versión, pero con «retoques», asegurando que golpeó a la joven con un cenicero, negando que él y el Cuco la violaran e implicando a Samuel como autor del traslado del cadáver.

Los testigos
El juicio a los cuatro imputados mayores de edad durará casi un mes y medio y contará con 90 testigos y 15 peritos, además de los autores del informe psiquiátrico sobre el asesino confeso y los dos psicólogos que atienden a la madre y a dos hermanas menores de Marta.

Las pruebas de ADN
El pasado mes de febrero, en el juicio al Cuco, la Policía ratificaba que existía ADN de Marta del Castillo mezclado con el suyo y con el de Carcaño en el piso de León XIII.

Además, los agentes encontraron restos compatibles con sangre en el reposabrazos trasero del coche de la madre del Cuco, concretamente, en la puerta trasera izquierda.

Por otro lado, están las posibles pruebas que podrían hallarse en el cuerpo de la joven si finalmente apareciera su cadáver, que aún podría esclarecer el crimen.

Los imputados
Miguel Carcaño. Mantenía una amistad especial con Marta del Castillo y había estado varias veces en su casa. Amigos del joven aseguran que era celoso y violento y que Marta estaba «enganchada» con él. Es el único imputado que está actualmente en prisión. Ha confesado varias veces ser el autor material de la muerte de la joven sevillana.

Samuel Benítez
Es el único de los cuatro acusados que ha pedido que se prohíba entrar a las cámaras en la vista oral. Estuvo acompañando a la familia en la búsqueda de Marta justo después de su desaparición. A los pocos días era detenido por su supuesta complicidad en los autos. Fue excarcelado en diciembre de 2009. Piden para él cinco años de cárcel.

Francisco Javier Delgado
El hermanastro del asesino confeso. Es el implicado de mayor edad. Estuvo en prisión hasta mayo de 2009. Se le piden diez años por delitos de encubrimiento, profanación de cadáver y contra la integridad y amenazas al Cuco. Habló del caso en un programa de televisión.

María García
Es la novia de Francisco Javier Delgado, el hermano de Miguel Carcaño. Al igual que para Samuel, la familia pide para ella cinco años de prisión por delitos de encubrimiento, profanación de cadáver y contra la integridad moral. Asegura que estuvo en el piso de Carcaño la noche de autos, pero no vio ni oyó «nada extraño.

El lugar de los hechos: El piso de León XIII
Desde el primer momento, fue el escenario de los hechos y es la única pieza del rompecabezas que ha permanecido fija pese a las diferentes versiones de los acusados. Los peritos encontraron manchas de sangre en el dormitorio de Carcaño y ADN de Marta y del Cuco. Ha quedado probada la presencia en el domicilio del hermano de Carcaño, del propio Miguel, de Marta y del Cuco. El crimen se reconstruyó en la vivienda durante más de cuatro horas para buscar pruebas.

El entorno de Carcaño
Además del Cuco y de los otros tres imputados, el entorno de Miguel Carcaño ha sido determinante a la hora de contrastar las versiones de los hechos.

Aunque no están imputadas por ningún delito, Rocío, la menor de Camas que mantenía una relación con Miguel, y su madre, Soledad, son dos piezas claves en el caso. La joven ha llegado a asegurar que Carcaño salió y entró por la ventana en su casa la noche de autos y que Miguel le confesó que se había deshecho del cuerpo en una zanja cercana al domicilio de Camas.

Su madre, Soledad Gómez, habló a las cámaras a la puerta de su casa asegurando que Miguel también les había engañado a ellas. Más tarde declaró ante el juez que el propio Carcaño le relató cómo había matado a Marta con un cenicero y se había deshecho del cadáver.

El móvil del crimen
Cinco implicados y cuatro versiones diferentes, pero uno de los puntos a esclarecer del crimen de Marta del Castillo es el motivo. Se habla de una fuerte discusión entre Miguel Carcaño y la joven y también se comenta que él es una persona celosa y posesiva. ¿Fue un crimen pasional? ¿Puede englobarse dentro de la violencia de género?

  • Decenas de agentes buscaron a Marta en el río Guadalquivir. (FOTO: MILLÁN HERCE)

    Decenas de agentes buscaron a Marta en el río Guadalquivir. (FOTO: MILLÁN HERCE)

  • Muchos de los testigos serán agentes de la Policía Nacional que han participado en el caso. (FOTO: KAKO RANGEL)

    Muchos de los testigos serán agentes de la Policía Nacional que han participado en el caso. (FOTO: KAKO RANGEL)

ABC

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U, Madrid