Marta del Castillo, en la memoria

ANTONIO MARROCO. SEVILLA

Desde el mismo momento en que se conoció la noticia de la desaparición de Marta del Castillo la ciudad de Sevilla mostró su total apoyo a la familia. La calle se solidarizó con el caso y se hizo partícipe del lema que abanderaban los familiares y que bajo la proclama: «Todos somos Marta» buscaba sensibilizar y concienciar de que el dolor por la pérdida inesperada de un ser querido podría haber llegado a cualquier otra casa. De este modo, el recuerdo a la joven desaparecida y las muestras de ánimo a sus más allegados han llegado en múltiples formas.

Desde Tartessos a la Gran Vía madrileña

Todo comenzaría con el apoyo unánime de la sociedad a las iniciales concentraciones encabezadas por Antonio del Castillo y Eva Casanueva, padres de la joven desaparecida, desde la barriada de Tartessos. En los primeros días, las puertas del piso donde la joven vivía junto a sus padres y sus dos hermanas menores se llenaban de flores, velas y mensajes de ánimo y esperanza. Mientras, la familia convocaba manifestaciones en las que solicitaban la libertad de la menor, pues estaban convencidos de que se encontraba retenida. En ellas, apenas se movilizaban un centenar de vecinos. Pero poco a poco, estas movilizaciones se hacían más multitudinarias y se extendían a toda Sevilla, e incluso a otras capitales. El colofón, cuando miles de voces se alzaron en las calles de Madrid proclamando el nombre de Marta del Castillo y la condena de sus asesinos.

Se trataba de las muestras de cariño más visibles y cercanas a la familia. Pero pronto llegarían más. Como ejemplos claros, los ofrecidos por el mundo del deporte. Destacable en este sentido los actos de los principales equipos de la ciudad, el Sevilla FC y el Real Betis, que saltaron al césped durante sus partidos de eliminatoria de Copa del Rey del trágico mes de enero de 2009 portando camisetas con la imagen de Marta, para colaborar en su búsqueda. El mismo gesto lo llevaría a cabo la propia selección española en un amistoso contra Inglaterra.

Marchas cofrades y otros homenajes

Otros gremios también se mostraron reivindicativos con la búsqueda de Marta. El de los moteros fue uno de los más activos. Pero a la hora de rendirle homenaje, los principales actos han llegado desde el mundo cofrade. De este modo, agrupaciones musicales y cofradías han ofrecido su particular tributo a Marta en diversos actos. Destacan en este sentido el organizado por la Hermandad del Museo como muestra de apoyo a los padres y sobre todo, las marchas compuestas en honor a Marta por agrupaciones cofrades, que atendiendo el fervor que sentía la joven por la semana grande, aprovecharon para dedicarles sus composiciones. Es el caso de la marcha «Reina del Guadalquivir», creada por Rafael Vázquez Mateo y José Manuel Reina Romero para la Banda de Cornetas y Tambores San Juan Evangelista, perteneciente a la Hermandad de la Esperanza de Triana de Sevilla o «Un Ángel para Sevilla», marcha compuesta por Carlos Vergara y que la Banda de San Juan Evangelista tiene en su repertorio.

Al margen de la música cofrade y saliendo de Sevilla otros artistas han dedicado sus letras a Marta. Uno de los primeros en realizarlo fue el onubense Sergio Contreras, quién escribió «Héroe sin Alas» como apoyo a los familiares de Marta y de la niña Mari Luz Cortés. Por su parte, el dúo gaditano Andy & Lucas contó con la colaboración de la malagueña Diana Navarro en la canción «Pido la palabra».

Hay que apuntar que una de las más recientes iniciativas es la lanzada por un grupo de artistas de diferentes lugares de España que han creado recientemente un disco homenaje llamado «Canciones para Marta». Con su propuesta, pretenden «mantener en el recuerdo la memoria de Marta» y aseguran que ofrecerán un concierto benéfico si el disco, que puede escucharse a través de Youtube, alcanza el millón de descargas o escuchas.

También la literatura ha recogido el caso. El escritor Alfonso Egea presentaba poco antes de que se cumpliese un año de la desaparición el texto «Hay chicos malos», cuyas ganancias fueron a parar a la asociación «Víctimas y Justicia».

Algunas de estas muestras de afecto y tributos a la memoria de Marta han sido tachadas de pseudo promocionales, de oportunistas ante la atención mediática y el interés social creado en torno al caso Marta. Pero lo cierto es que la familia en todo momento las ha agradecido y apoyado, manifestándose a favor de cualquier iniciativa que mantenga vivo el recuerdo de la mayor de las hijas de Antonio del Castillo y Eva Casanueva.

El mayor de los apoyos, el anónimo

Para tener verdadera constancia de la trascendencia humana y el nivel de conmoción que ha ocasionado el caso bastan dos ejemplos. El primero de ellos es que la familia fue capaz de recopilar más de 1,6 millones de firmas que entregó en el Congreso de los Diputados en pro de un referéndum que cuestionase el interés de la sociedad española por establecer la cadena perpetua dentro del código penal. Pero la muestra más generosa y mediática de apoyo a los familiares llegaría con el ofrecimiento de un empresario anónimo que, de su bolsillo, recompensaría con la friolera de un millón de euros a quien aportase una prueba firme que permitiese hallar el cuerpo de Marta del Castillo.

El esfuerzo en ambos casos resultó infructuoso y la lucha de la familia y su tormento aún no han concluido. El próximo capítulo se escribe estos días con el juicio a los mayores de edad acusados del crimen de la joven sevillana. 
ABC

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U, Madrid