EPA
Belleza

Perfumes, todo un ritual

La primavera trae consigo nuevos aromas de perfumes que, en cualquier época del año, lleva consigo un ritual para que su fragancia permanezca, cuanto más tiempo mejor

Actualizado:

Llegan los nuevos perfumes de primavera cargados de fragancias frescas, aromas más florales donde los cítricos se convierten en los reyes de la composición. Según un informe de Stanpa (Asociación Nacional de Perfume y Cosmética) la venta de perfumes creció en 2017 un 5,4 por ciento más que el año anterior y el gasto medio en España aumento hasta 147 euros por consumidor.

El perfumista Jean Paul Guerlain, que formaba parte de toda una dinastía familiar dedicada al mundo de los aromas, decía: «El perfume es la forma más intensa del recuerdo», una forma de seducción. Quizá por esa razón, elegir el adecuado no resulta tarea fácil e incluye un ritual de probadores para determinar con qué aroma nos quedamos y cuál permanece más en nosotros.

Las expertas «narices» de la firma francesa aseguran que si una vez pulverizado el perfume no lo hueles «tranquila, eso es que tu sentido del olfato ya se ha acostumbrado a una fragancia en particular, pero no es una razón para aumentar la dosis. Si tú te hueles es que llevas demasiado», comentan los creadores de Mon Guerlain Florale, donde el jazmín sambac y la frescura de la lavanda se unen a la fragancia de la peonía.

Motivo por el que recomiendan que las pulverizaciones sean las justas. «La concentración del perfume es la que manda», y recomiendan que en el caso de un «eau de toilette» se vaporice entre cuatro o cinco veces y si estamos frente a un «eau de parfum» con dos o tres pulverizaciones estratégicas es suficiente, mientras que de tratarse de un agua de colonia «puedes ser más generosa».

¿Dónde pulverizamos? ¿Muñecas, cuello, escote? La gran afluencia desangre eleva la temperatura corporal, lo que favorece que el perfume se extienda con mayor intensidad. Y recomiendan no olvidar las articulaciones: codos, rodillas y tobillos, también se perfuman.

Si hay algo ante lo que rotundamente dicen: NO, es a perfumar el pelo «salvo que se trate de un perfume formulado especialmente para el cabello». Pero ofrecen un truco para las que no acepten que un golpe de melena extienda su esencia más personal. «Se puede mezclar unas gotas de perfume con la crema acondicionadora antes de extenderla». Tampoco es muy recomendable pulverizar la ropa «se puede manchar», aunque un pañuelo perfumado en el armario o en la maleta cuando viajas hará que las prendas desprendan una delicada fragancia.