Dulceida
Dulceida - Gtres
BELLEZA

Los «selfies disparan» las demandas de operaciones de cirugía estética

Siete de cada diez menores de 35 años admiten estar demasiado pendientes de su físico por culpa de Instagram, de ahí que los retoques estéticos hayan aumentado un 20 por ciento

MadridActualizado:

Kylie Jenner (20 años y más de 100 millones de seguidores en Instagram) abrió la caja de los truenos cuando pregonó las maravillas que su relleno de boca hizo por su autoestima, mermada cuando tenía quince años un chico le dijo que con sus labios tan finos nunca sería buena besando.

Kylie Jenner
Kylie Jenner - Gtres

En España, la bloguera Alexandra Pereira (Lovely Pepa, 29 años y un millón seiscientos mil seguidores en Instagram) ha reconocido haberse practicado algún retoque argumentando que de la misma manera que nos maquillamos, por qué no podemos ponernos un poco más de volumen en los labios.

Alexandra Pereira
Alexandra Pereira - Gtres

Aida Domenech (Dulceida, 28 años y 2 millones doscientos mil «followers» en la misma red), se operó del pecho por complejo y publicó un video en Youtube contándolo.

Carla Hinojosa (26 años y 165 mil seguidores), contó en su ‘story’ que se había infiltrado ácido hialurónico en la boca.

Carla Hinajosa
Carla Hinajosa - Gtres

María Pombo (23 años y 704 mil seguidores) se sometió el pasado mes de noviembre a una rinoplastia, «por motivos respiratorios».

María Pombo
María Pombo - Gtres

La imagen de los influencers (y los que no lo son) está en exposición constante, y la variedad de filtros de las redes sociales no puede solventar todas las imperfecciones estéticas. De ahí el auge de la aguja y el bisturí. «Los retoques estéticos en nuestro país han aumentado un 20% por este motivo», asegura el cirujano plástico Antonio Tapia. ¿El perfil de estos nuevos pacientes? Jóvenes especializados en belleza y moda, y un 60% mujeres. «A menudo tienen una imagen distorsionada, porque están acostumbrados a verse en modo ‘selfie’, y la auto-foto deforma la imagen y agranda ópticamente zonas prominentes como la nariz», explica este doctor.

Daniel Mills, el presidente de ASAPS, organización que reúne a los cirujanos norteamericanos cuenta que aunque no existen todavía datos fiables al respecto, es bastante evidente la influencia del ‘selfie’ en el aumento de la demanda «porque todos vemos como los pacientes comentan en consulta que no se ven favorecidos en las fotos que de ellos se publican en Facebook o Instagram».

El selfie, el peor espejo para mirarse

Curiosamente, sus preocupaciones estéticas no se centran en el envejecimiento, sino en armonizar proporciones o resultar más atractivos y sexys. Paradójicamente, la autofoto telefónica es la peor herramienta para decidirse a pasar por el quirófano. Jesús Benito Ruiz, presidente de Asociación Española de Cirugía Estética (AECEP), cuenta como se trata de un retrato con mala luz, que tiende a ensanchar la cara. Y cuanto más cerca se sitúa la cámara del teléfono más ancha se ve, debido al efecto de ojo de pez. «Los rasgos más perjudicados son la nariz y el cuello, sobre todo la primera, que al estar situada en el centro de la cara (y de la foto), por efecto de las luces y las sombras, queda desproporcionada», afirma el doctor Benito.

Antonio Tapia indica que, por este motivo, la rinoplastia es la intervención más demandada por ambos sexos. La segunda es la blefaroplastia, ya que la mala iluminación favorece una mirada cansada, con los párpados caídos, y ojeras, bolsas y arrugas más marcadas. Le siguen la reducción de papada («se ve acentuada cuando la foto se toma desde abajo») y de orejas («con la improvisación, no siempre tienen ocasión de colocarse el cabello estratégicamente»). Y no es raro que pidan librarse de unos mofletes llenos para marcar aún más los ángulos. «Este reclamo ha aumentado un 80%, para imitar caras como la de Elsa Pataky o Mario Vaquerizo», señala este cirujano.

Elsa Pataky
Elsa Pataky - Gtres

En ese caso practica la bichectomía combinada con infiltraciones. «Los hombres también desean un mentón más definido y varonil», concluye. La doctora Camino Guallar de la Clinica Espallargas matiza que muchas mujeres simplemente quieren retoques mínimamente invasivos como un relleno de pómulos o de labios. «El problema es que algunas vienen con fotos de bocas desproporcionadas, como las del clan Kardashian. Hay que mantener la armonía de las facciones, unos labios de una mujer de raza negra pueden ser preciosos en ella, pero no en una caucásica».

Kim Kardashian
Kim Kardashian - Gtres

El lóbulo rasgado de la oreja es otra de las preocupaciones de la era selfie. Desde Clínicas Dorsia aseguran que se puede reforzar la densidad y resistencia de la zona infiltrando ácido hialurónico, «y con el mismo sistema, disimular las marcas de acné, muy visibles en este tipo de retratos tan de cerca».