Guía para decorar una sala con piezas de la Almoneda

  • Estilo de vida
  • HACE 8 meses, 1 día

Conocemos a fondo con nuestra bloggers esta Feria de Antigüedades madrileña con precios accesibles

Una cita que tenía olvidada en mi agenda desde hacía unos años es la Almoneda, o como reza la leyenda: Feria de Antigüedades, Galerías de Arte y Coleccionismo, que se celebra desde hace más de 25 años en Madrid, normalmente en primavera, pero con una edición especial en Navidad.

De todas las ferias de Antigüedades es la que más me gusta. Feriarte es una maravilla, por la calidad de las piezas que se exponen: si son muebles tienen más de cien años de antigüedad y si son pintura o escultura contemporánea tienen que ser de autores de reconocido prestigio e importancia histórico-artística. Aunque la verdad es que, en general, no están al alcance de cualquiera. Eso sí, se educa el gusto y se disfruta admirando consolas dignas de palacios reales o cuadros propios de coleccionistas belgas.

En cambio, en la Almoneda, los requisitos de antigüedad sólo son cincuenta años y se parece más a un mercadillo donde pasar las horas rebuscando entre objetos de todo tipo que a una Feria de Arte Internacional con mayúsculas. Entrar en el pabellón 1 de IFEMA es adentrarse en un mundo mágico donde iniciarse en el coleccionismo de piezas de otras épocas sin necesidad de desembolsar cantidades ingentes de dinero. O sí, si tu presupuesto lo permite.

cuarto-de-maravillas-almoneda-11
cuarto-de-maravillas-almoneda-7 cuarto-de-maravillas-almoneda-10

Exponen sus productos anticuarios, almonedistas, galerías de arte y editoriales relacionadas con el mundo del arte y las antigüedades. Muebles de estilo clásico, rústico y mid-century; vajillas, cuberterías, fuentes y todo lo relacionado con el servicio de mesa; aperos de labranza, mesas tocineras y lebrillos; abrigos, chaquetones y gorros de piel; grabados, espejos y cuadros de artistas consagrados y otros no tanto; joyas y bisutería, bastones con empuñaduras de plata y porcelana alemana de los setenta… Cualquier cosa que se nos ocurra y otras que nunca hubiéramos pensado que podían estar a la venta.

Pero entre todo este lío, os propongo un juego: seleccionar las piezas necesarias para una salita de estar actual, más bien pequeñas para no agobiar el espacio y con algún toque divertido. ¿Qué os parecen las siguientes?

cuarto-de-maravillas-almoneda-1

• Un sofá. Decididamente, me enamoro de un modelo italiano de los cincuenta tapizado en un precioso terciopelo azul que casa a las mil maravillas con unas pequeñas mesas italianas de los años setenta en tonos verdiazules. Ambas cosas son de Beatriz Bálgoma. Pero, aunque las mesas también me vuelven loca, quiero darle un aire menos sofisticado, algo más nórdico, más sobrio. El sofá es el exceso, la pieza estrella, que vamos a completar con otras más sencillas y más económicas.

cuarto-de-maravillas-almoneda-5 cuarto-de-maravillas-almoneda-6 cuarto-de-maravillas-almoneda-14

• Una mesa de centro. En el estand de Magus Antiquitäten, además de un montón de señoras estupendas comprando pieles vintage de unos percheros inacabables, podemos encontrar butacas danesas de teca tapizadas en tonos claros y mesitas para plantas en varias alturas, muy divertidas como mesas auxiliares (entre 50 y 150€). Para el sofá azul me decanto por una de varios colores: blancos, amarillos, grises (aunque os confieso que la que de verdad compro es la verde pequeña para mi casa).

cuarto-de-maravillas-almoneda-4 cuarto-de-maravillas-almoneda-8 cuarto-de-maravillas-almoneda-9

• Un mueble auxiliar. Decididamente, un costurero. Comprendo que haya quien piense que ya nadie cose, pero sirven para guardar de forma ordenada objetos pequeños variados, útiles de escritorio, mandos del televisor… vamos, lo que se os ocurra. Y da un toque tan casero, tan cálido, que me encanta junto al sofá. Veo muchísimos franceses, de roble o chapados, unos más importantes que otros, pero finalmente me decido por el cuadradito, más original, de Andrómeda Antiguëdades y Coleccionismo, con tienda en la calle Mira el Río Baja, en el Rastro. (Los encontramos entre 150 y 380 €).

cuarto-de-maravillas-almoneda-2 cuarto-de-maravillas-almoneda-3 cuarto-de-maravillas-almoneda-17

• Una escultura. Son preciosas las de Marita Segovia con formas de frutas y verduras (todo el estand es precioso, dedicado en gran parte a formas vegetales ¡quiero uno de sus broches-flor de resina!), pero me parece más simpática una de las esculturas en forma de setas para el aire joven que queremos darle al rincón.

cuarto-de-maravillas-almoneda-12 cuarto-de-maravillas-almoneda-13

• Un cuadro. Uno de los bodegones de Grau Santos, en su habitual paleta de rosas y azules pálidos, como abocetados, quedaría precioso detrás del sofá azul. También una acuarela de Agustín de Redondela, de la galería Jorge Juan, pero en la línea de algo menos clásico, elijo un cuadro-escultura de los años setenta de Curtis Jere: Bistrot blanco, de Agurcho Iruretagoyena, anticuarios navarros.

¿Os imagináis cómo quedaría una salita así?

Cuarto de maravillas
«Cuarto de maravillas» es un blog sobre cultura y estilo de vida. Un sitio donde descubrir curiosidades.

Más en Estilo de vida