Consejos prácticos para viajar a Kenia y Tanzania

  • Estilo de vida
  • HACE 9 meses, 4 días

Cuando se escribe sobre algún tema que apasiona el reto es lograr transmitir el entusiasmo que uno siente. Que el lector perciba el disfrute, las emociones, también las dudas, de la persona que escribe. Esa es la auténtica dificultad con la que nos encontramos los que tenemos la pretensión – ya lo sé, el adjetivo tiene una acepción peyorativa, que asumo plenamente- de contar sentimientos.

Si por fortuna conseguí en el post anterior que alguno de mis lectores tuviera el deseo de conocer los lugares que yo visité, me doy por satisfecha. A ellos va dedicado el post de esta semana. Porque una vez generado el deseo de hacer algo, vienen bien algunas indicaciones prácticas por si se lleva a cabo.

cuarto-de-maravillas-africa-1-15-de-18-1

Hay infinidad de agencias que organizan viajes a África. Internet abre un mundo de posibilidades enorme, aunque es importante que detrás de una página haya personas con nombre y apellidos con las que solventar dudas y solucionar problemas. Yo, por circunstancias familiares, lo tuve que gestionar con muy poco tiempo y por cuestión de rapidez en las respuestas, acabé poniéndome en manos de Kananga, empresa propiedad de un británico con sede en Barcelona. Mis interlocutoras fueron unas chicas (Luciana, Meritxell y Nuria) que me ayudaron a encajar los días de que disponíamos para sacarles el máximo partido. Os cuento brevemente el itinerario.

Día 1. Salida Madrid-Doha-Nairobi con Qatar Airways. Hacemos noche en un hotel cercano al aeropuerto (Ole Sereny).

Día 2. Primer madrugón de una larga lista: a las 7:00 h nos recoge un todoterreno – de Glory Safaris- con mugre del año que le pidas y con Noha al volante. Nos dirigimos al lago Nakuru para hacer el primer safari: cebras, búfalos, impalas, gacelas, etc. Dormimos en el Great Rift Valley, un hotel con bungalós de madera en mitad de un cuidado jardín.

cuarto-de-maravillas-africa2-3 cuarto-de-maravillas-africa2-6

Día 3. Salimos hacia el lago Naivasha, donde damos un paseo en una especie de piragua con motor (rezando para que los hipopótamos no decidan acercarse), observando multitud de pájaros (flamencos, pelícanos, marabúes, etc.) en los árboles inundados y fantasmagóricos del lago. De allí a Masaai Mara, donde nos alojamos las tres siguientes noches en el campamento Julia’s River Camp, junto al río Talek. Dedicamos esos días a recorrer la reserva con Erick en busca de los cinco grandes ¡que conseguimos!

cuarto-de-maravillas-africa2-10
cuarto-de-maravillas-africa2-12

Días 6 y 7. Nos llevan a la pista de Olkiombo donde subimos en una pequeña avioneta que vuela hasta Migori, en la frontera con Tanzania. Allí nos recogen para realizar los trámites de salida de Kenia y nos llevan a Tarime, donde obtenemos el visado y cogemos otra avioneta hasta Seronera, en mitad del Serengeti. Empezamos esa misma tarde a pasearnos por el parque con Stanley. Dormimos dos noches en Kananga Special Tented Camp.

Día 8. Visita al Ngorongoro y alojamiento en el Acacia Farm Lodge, precioso hotel en una plantación de café.

cuarto-de-maravillas-africa2-8 cuarto-de-maravillas-africa2-9 cuarto-de-maravillas-africa2-11

Día 9. Excursión por el lago Manyara y visita por la tarde a un mercado local en Karatu. Vuelta al Acacia Farm Lodge.

Día 10. Salida hacia Arusha (con visita de la ciudad y paseo por su mercado) de paso hacia el aeropuerto de Kilimanjaro. Salida hacia Doha.

cuarto-de-maravillas-africa2-13 cuarto-de-maravillas-africa2-14

Día 11. Doha. Visita del museo de Arte Islámico y paseo por la ciudad. Nos alojamos en el Souq Waqif Boutique Hotels, un bonito hotel en pleno zoco.

Día 12. Salida hacia Madrid (¡siete horas de vuelo!).

Independientemente del itinerario que se elija, os dejo unos datos y consejos que me parecen prácticos en un viaje a África y muchas veces no vienen en las guías oficiales.

Es recomendable ir de menos a más. El primer día te sorprende cualquier gacela que se cruza, pero al tercero ya te has acostumbrado y quieres ver un hipopótamo fuera del agua o un leopardo trepando a un árbol. Las reservas de Mara y Serengeti son garantía de éxito, aunque a nosotros nos gustó más la primera, tal vez porque nos pareció más auténtica, menos reglada, o por lo que os cuento en el siguiente punto.

Es fundamental un guía con experiencia que conozca cuáles son las costumbres de los animales y que tenga buena relación con el resto de guías, pues se pueden avisar de las zonas por donde están determinados animales más huidizos. Nosotros disfrutamos muchísimo con Erick, que corría como un loco tras un guepardo en plena caza de una gacela para que no nos perdiéramos detalle, alucinaba con el apareamiento de dos leones como si fuera su primera vez y removió Roma con Santiago para que consiguiéramos fotografiar un rinoceronte. Su sonrisa blanquísima y sus ojos enormes lo decían todo. Si ellos disfrutan, tú también.

– No todos los todoterrenos son iguales de cómodos. La mayoría tienen el techo abatible para poder asomarte, pero hay que estar de pié y resulta cansado. Lo ideal es que sean vehículos abiertos completamente, porque así la visibilidad es total también mientras estás sentado.

cuarto-de-maravillas-africa-1-15-de-18-1 cuarto-de-maravillas-africa2-1

– Los madrugones son fundamentales: los animales están más activos al amanecer y al anochecer. Es preferible descansar en el campamento a medio día (son las horas de más sol y se pueden hacer más pesadas) y volver a salir sobre las 16 h (anochece alrededor de las 18 h).

– Aunque si vas a estar pocos días, te tocará hacer un picnic bajo una acacia (no te librarás del huevo duro cocido, la pata de pollo asado como si fueras Obelix y el plátano) para aprovechar el tiempo, porque aunque haga sol, siempre podrás ver una leona dormitando junto a sus cachorros o elefantes remojándose en una charca.

– Por el contrario, te acuestas pronto, después de una cena agradable (el cocinero de Kananga Special Tented Camp es fantástico) y una botella de tinto sudafricano que te sabe a gloria, mientras oyes los sonidos de la noche que despierta.

cuarto-de-maravillas-africa2-5 cuarto-de-maravillas-africa2-7

– El alojamiento en tiendas en medio de la sabana o junto a un río te hacen sentir un aventurero, las camas son cómodas y las duchas al aire libre son inolvidables, aunque también se agradece acabar con un par de días en un hotel como el Acacia Farm Lodge, en una habitación enorme con grandes ventanales dando a un cafetal, baño amplio y moderno y con wifi (sí, estoy enganchada).

Los traslados de un lugar a otro también son interesantes, porque pasas por poblados (puedes decirle al guía que pare para hacer alguna foto) y ves los arcenes de las carreteras llenos de gente que traslada rebaños de animales (muchos de ellos niños masai), vende fruta bajo tenderetes de madera o deambula de un lado a otro.

– Si optas, como nosotros, por algún traslado en avioneta para acortar tiempos, disfrutarás de las espectaculares vistas del valle del Rift desde lo alto, pero tendrás que limitar el equipaje (sólo se permiten 15 k./pax). La verdad es que con camisetas, pantalones cómodos y un forro polar para la noche vas listo. Además es muy barato lavar en los campamentos.

– Los poblados masai que se enseñan dan una pobre sensación de teatralidad, sin embargo, las visitas a los mercados donde la población compra para ellos te dan una idea mucho más verídica de la vida local. No les gusta que se les haga fotos, salvo los más jóvenes, algunos de los cuales esperan una pequeña gratificación. Pidiendo permiso se sale de dudas (aunque no puedes evitar que algún hombre te increpe). Nosotros disfrutamos paseando entre los puestos en un mercado mensual que se celebra en Karatu y el mercado diario de Arusha, a los que nos llevó Stanley.

Espero que os animéis… yo ya estoy pensando en Botswana.

Las fotos son de Cuarto de Maravillas y Agustín Vidal-Aragón de Olives

Cuarto de maravillas
«Cuarto de maravillas» es un blog sobre cultura y estilo de vida. Un sitio donde descubrir curiosidades.

Más en Estilo de vida