La importancia de cuidar el suelo pélvico, también durante el embarazo

  • Estilo de vida
  • HACE 1 mes, 6 días

El embarazo es la etapa clave para cuidar el suelo pélvico y lograr que lleguemos al parto con una musculatura perineal fuerte y elástica

No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes. Yo perdí casi toda la tonificación y elasticidad de mi suelo pélvico y ahora mi objetivo es recuperarlo. Porque sí, se puede. Y también se puede durante el embarazo. Solo quien ha pasado por ello sabe lo limitante que puede llegar a resultar… Por eso, si estás mal ve a por ello y si no ¡prevención!

Me explico. En mi caso tengo varios factores en contra, como el estreñimiento, un primer embarazo y un parto que se complicó con fórceps, a los que hay que sumar que no hice una adecuada reeducación después de ser madre por primera vez. ¿Qué ocurre? Que mi suelo pélvico –que viene a ser como una cama elástica- está bastante vencido. Del 1 al 5 mi tonificación está en un 2, más o menos. Esas son las conclusiones de la fisioterapeuta especializada en el tema Eva María Fernández, con la que recientemente he empezado a entrenar; trabaja en la Unidad de Suelo del Hospital San Juan de Dios de Córdoba.

bs-suelo-peilvico-1 bs-suelo-pelvico-2 bs-suelo-pelvico-3

Sinceramente, sabía que estaba mal pero no tanto, por lo que, si me permitís un consejo, no os confiéis demasiado ni os dejéis llevar por vuestras sensaciones, consultas a un profesional.

La visité asustada pensando que lo mío ya no tenía solución, y más en el ecuador de un nuevo embarazo que podría hacer que tanto los dolores como la incontinencia fueran a más, o algo peor que terminen en prolapso. ¡Pero no! Ella me tranquilizó mucho. Hay solución, un camino que será largo, continuará tras el parto y que requiere de constancia, pero podemos empezar ya.

bs-suelo-pelvico-4 bs-suelo-pelvico-6 bs-suelo-pelvico-7 bs-suelo-pelvico-8

Lejos de lo que yo pensaba, el embarazo es la etapa clave para cuidar el suelo pélvico y lograr que lleguemos al parto con una musculatura perineal fuerte y elástica y así prevenir futuras complicaciones. No nos podemos olvidar de que dar a luz conlleva un gran trauma para los músculos que cierran la parte inferior de la pelvis y que sostienen vagina, útero y recto. Una zona que además durante la gestación está bastante sobrecargada por el aumento de presión de nuestra tripa.

Siempre os hablo de entrenar el cuerpo y la mente, y os aseguro que dedicarle tiempo a nuestro suelo pélvico engloba a ambas cosas. Lo primero que hay que hacer, según me cuenta Eva, es hacer una valoración inicial: dónde estamos y a dónde queremos llegar.

bs-suelo-pelvico-9 bs-suelo-pelvico-10

En mi caso, estoy embarazada y ya presento dos factores de riesgo: antecedentes de un parto complicado sin rehabilitación posterior y pérdidas de orina al inicio de la gestación. Pero hay más factores que debes tener en cuenta como un primer embarazo por encima de los 38 años, embarazo múltiple o sobrepeso al comienzo de la gestación.

bs-suelo-pelvico-12 bs-suelo-pelvico-13 bs-suelo-pelvico-15

Entrenamiento del suelo pélvico

Bien. ¿Cómo podemos entrenar nuestro suelo pélvico? Os hablo de mi experiencia aunque os recomiendo que consultéis con vuestro médico o visitéis a un fisioterapeuta especialista en este asunto. En mi caso, no había contraindicación y estoy en mi segundo trimestre, que no es tarde para obtener resultados.

Comenzaremos tomando conciencia de los músculos del suelo pélvico; un fitball puede ser de gran ayuda para ello. Nos sentamos sobre él y nos movemos para «sentir} la zona. En segundo lugar, aprenderemos a contraer (cerrar esfínteres y elevar) y luego relajar la musculatura de manera localizada, sin aguantar la respiración.

Conlleva tiempo, pero se consigue. Una vez hemos conseguido esto podemos comenzar con un programa de ejercicios intensivo para suelo pélvico y los músculos abdominales profundos –sí, abdominales; sí, embarazada- en clínica y de recuerdo en casa.

bs-suelo-pelvico-16 bs-suelo-pelvico-17 bs-suelo-pelvico-20 bs-suelo-pelvico-21 bs-suelo-pelvico-22

¿Más consejos? Dieta sana y equilibrada para evitar el estreñimiento (en el embarazo es especialmente radical, ya sabéis) y subir demasiado peso; evitar los deportes de impacto y cuidar nuestra postura. Un truco para esto último puede ser caminar con la planta del pie apoyada por completo para distribuir el peso de forma equilibrada. Ya sabéis, el centro de gravedad no está muy fino en estas semanas.

El tema es denso pero yo por ahora solo estoy dando mis primeros pasos. Prometo contaros más si el tema os interesa. Lo que sí puedo decir es que me siento liberada de notar pequeñas mejoras en la zona y prepararme para el gran momento, recibir a mi pequeño Axel. Quiero que tenga una mamá fuerte, optimista y segura de sí misma así que no me queda otra que tomármelo muy en serio.

Ropa deportiva: Hunkemöller

Zapatillas: Munich Sport

Fotos: Bretodó

Gema Amil

Gema Amil

¡Hola! Me llamo Gema y soy mujer y mamá. Sí, porque ambas cosas son igual de importantes. Y es que la maternidad puede ser nuestro mejor momento. ¿El truco? Tan sólo hay que saber apreciar la belleza de lo imperfecto. Una #mamafit es la que aprende a quererse por fuera y, sobre todo, por dentro. Acompáñame en mi nueva vida saludable y coqueta
Gema Amil
Gema Amil

Más en Estilo de vida