Curadas de Espanto, una tienda en Sevilla para mujeres con cáncer

  • Moda
  • HACE 2 años, 5 meses

Tres amigas han utilizado sus experiencias para crear este espacio de encuentro para personas que pasan o han pasado por la enfermedad y donde encontrarán todo lo que necesitan

Chiqui Domínguez, Rosa Mar Pietro-Castro y Marina Sanz se han unido para embarcarse en un proyecto que consiste en gestionar un espacio de encuentro y una tienda para mujeres que sufren cáncer. Curadas de Espanto (Calle Francos, 39) llega a la ciudad para crear una comunidad de personas a su alrededor, un lugar de encuentro para la salud, la cultura, el ocio y en el que, además, se encuentren reunidos todos los productos que una persona necesita cuando pasa por esta enfermedad.

GALERÍA
Sus prendas son exclusivas, no traen más de dos tallas de cada modelo

Llegamos a la tienda y ya vemos los primeros lazos (de los rosas también hay, claro) entre las dueñas de Curadas de Espanto y sus clientas. Una de ellas viene a visitarlas porque no pudo acudir a la reciente inauguración, en ese momento surgen confidencias, consejos, abrazos y una sensibilidad y empatía total de la que toca el corazón de cualquiera que presencia un encuentro así. ¿Cómo no había surgido una idea como esta antes?

Nos sentamos con Chiqui y Marina, sus móviles suenan, las reuniones no cesan… El trabajo de la empresa recién instaurada se nota. «Lo primero que nos une es la amistad, empezamos a hablar de las necesidades que encontraban las mujeres que como Marina y Rosa Mar, que han vivido un cáncer, y a partir de ahí se nos fue ocurriendo qué podíamos hacer, hablábamos con amigas con el mismo problema, no sabían qué hacer, dónde ir…», nos explica Chiqui antes de salir a una nueva cita. Nos quedamos con Marina que sigue respondiendo a nuestras preguntas.

¿Cuál fue la idea que finalmente quisisteis sacar adelante?

Al final llegamos a la idea de un espacio al que cualquier mujer que esté pasando por cualquier tipo de cáncer tenga un lugar con productos necesarios para su vida cotidiana y que también haya actividades de todo tipo: lúdicas, culturales, de fisioterapia o Pilates, para niños… Según las estaciones también haremos talleres florales, de automaquillaje… En un proceso de quimio es importante saber maquillarse según tus nuevas necesidades -disimular que no tienes pestañas, pintarte las cejas…- y es algo que nos interesa mucho.

Te curas de espanto porque has pasado por una situación difícil, la estás superando y la superas

El nombre de la tienda tiene fuerza, pero es divertido, con intención…

Soy mucho de frases hechas, al ser filóloga me encantan las expresiones léxicas, las frases construidas. Curadas de Espanto me parece un nombre sugerente, provoca sonrisa, es una expresión que suelo utilizar. Cuando pasas por un período de estas características relativizas mucho las cosas de la vida, no porque no tengan importancia sino porque cuestionas en sí la esencia. Tienes que empezar a profundizar en ti para relativizar lo que te pasa y lo que te rodea. Curadas de espanto viene a decir: «déjame, que yo ya lo he pasado». Te curas de espanto porque has pasado por una situación difícil, la estás superando y la superas. Curada no significa que hayas curado tu enfermedad por completo, pero anímicamente es así. Nos gusta que la gente que pasa y lo lea lo interprete y sonría. El letrero lo ha hecho Manolo Cuervo, se lo pedimos precisamente por ese color que da a sus diseños.

Se han atrevido a emprender pese a la crisis

Somos valientes y quizá osadas.

¿Vieron clara esa necesidad y nicho de mercado?

Estamos convencidas de que lo hay. Y no solo en venta de productos, en todo lo que rodea y lo que podemos aglutinar en torno a esto como centro económico, porque es una pequeña tienda. Pero eso no quiere decir que no tenga posibilidades, fuerza y energía, vemos futuro porque nos movemos mucho y la idea ha sido muy bien aceptada. Hemos ido a hospitales, asociaciones… Todo el mundo lo entiende, acepta y les parece muy buena idea.

Es una tienda pero algo más por nuestro compromiso con la interacción con la sociedad

Más que una tienda… 

Somos un espacio muy abierto, no somos una consulta, es una tienda pero algo más por nuestro compromiso con la interacción con la sociedad, por eso queremos programar actividades lúdicas, culturales… Desde una presentación de un libro a una lectura poética… De cualquier tema. Esa interactividad con la sociedad es fundamental para nosotras.

¿Qué tipo de productos suponen un problema o son difíciles de encontrar para una mujer con cáncer?

Sobre todo es un problema de dispersión, no es que no hubiera un sitio de pelucas, de cremas, de turbantes que te gusten… La dispersión es tremenda. Te pasa el tsunami por encima, estás con la cabeza bloqueada y tienes que buscar de tienda en tienda ese sujetador que te han dicho que te tienes que comprar. No vale un sujetador deportivo, porque no puedes levantar los brazos, no pueden rozarte, hay que ver los tipos de tejidos… En pocos años ha crecido mucho la oferta de productos en las diferentes tiendas, pero eso no te evita una peregrinación de tienda en tienda. Nosotras hemos hecho una búsqueda de todos los productos que necesita una mujer en este caso, y también tenemos para hombre (cremas, tratamientos de prótesis…). La idea es que la mujer viene a Curadas de Espanto y lo encuentra todo. Puede ver pelucas, flequillos, todo tipo de turbantes, sombreros, cremas, lencería….

¿Habéis encontrado esos productos en España?

De corsetería no, pero de estética y cremas sí. Son cremas naturales con certificado eco y la verdad es que es la tendencia actual de todas las marcas. Tenemos cremas específicas para la radioterapia, por ejemplo. Productos recomendados para ese momento y de laboratorios españoles, eso nos importa mucho. Tenemos la marca Uvas frescas, que es de una bodega de La Rioja, con tratamiento facial, jabón, mascarilla… Muy recomendada por oncólogos y bastante asequible de precio y de buena calidad. Massada es línea de alta cosmética con laboratorio en Pamplona con un abanico grande de productos. El tema de las pelucas y el cuidado del cuero cabelludo y lociones corporales lo trabajamos con Rueber, de Barcelona. Todo absolutamente natural y eco.

¿Qué oferta de pelucas tenéis?

Tenemos de pelo natural y de pelo sintético. Entra la preferencia de la mujer y qué valore más a la hora de elegir una. En muchas ocasiones las pelucas sintéticas no se distinguen a primera vista de las naturales. El precio cambia, las de pelo sintético están en torno a los 400 euros y las de pelo natural en torno a los 1000. El cuidado de una sintética es más fácil, viene ya tratada, se lava bien, muy fácil de peinar. El cuidado del pelo natural es diferente, también puedes peinarla, rizarla, plancharla…

¿Qué me pongo para que nadie me pregunte? No es que lo ocultes, es que no quieres hablar siempre de lo mismo

¿Hasta qué punto es importante la imagen de la mujer mientras sufre cáncer? 

Es importantísimo. Para empezar, con la masectomía se tiene la primera sensación de amputación de una parte importante del cuerpo de la mujer y todo lo que ello significa, maternidad, sexualidad… Primero te tienes que reconocer en tu cuerpo y tu nueva imagen. Eso lo puedes disimular por la calle, nadie tiene por qué saberlo. Para las mujeres que pasan por quimioterapia es muy duro además porque el pelo en la mujer es algo que histórica, literaria y culturalmente se tiene como símbolo de belleza. De pronto se ve, además de mutilada, sin ese otro componente de feminidad. Las cejas, las pestañas, el mal color… La medicación, la radioterapia, la quimio, te van consumiendo. ¿Qué me pongo para que nadie me pregunte? No es que lo ocultes, es que no quieres hablar siempre de lo mismo. Para sentirte guapa y querer salir a la calle es importante. Hace falta mucho empuje personal para tirar hacia delante y apoyo.

Es importante también maquillarse, pero ¿vale cualquier producto?

Así como en cremas hay mucha variedad, en el tema del maquillaje no es tan fácil. Nos ha costado pero ya hemos encontrado proveedores, un par de marcas que nos van a traer productos esta semana y vamos a probarlas para ver los resultados… El lápiz de labios rojo es rojo porque tira de componentes artificiales… A lo mejor tenemos que cambiar y tender hacia la imagen más natural.

También tenéis ropa, ¿qué tipo de prendas seleccionáis?

Nuestro objetivo es que sean prendas bonitas, muy exclusivas, no traemos más que dos de cada modelo. Buscamos pantalones cómodos, a parte de porque se llevan, en el caso de tratamientos hospitalarios se pueden llevar 7 horas sentadas. No queremos que vayan en chándal, si no que vayas guapa, con color… En las prendas de arriba fundamentalmente que sean amplias y se abrochen por delante, porque si estoy operada, si se me hincha un brazo… Camisas amplias, prendas de ponerse por encima que nos hacen unas diseñadoras, los llamamos “sobretodos”… Tejidos, en la medida de lo posible, sedas, algodones, linos, terciopelos, lanas… Cuidamos mucho la estética, los pañuelos son de diseñadoras de Sevilla, teñidos, estampados a mano… Es ropa que se la puede llevar cualquier mujer.

¿Cómo habéis elegido la lencería?

Toda es abierta por delante pero con encajes, estampados… No tiene que ser como la de mi abuela. Trabajamos con una empresa de Cáceres que nos puede personalizar el producto. La corsetería oncológica no tiene por qué ser fea o toda de color carne.

¿Cómo veis a corto o medio plazo la evolución de la tienda?

Creo que vamos bien encaminadas, queremos seguir compartiendo. El día mundial del cáncer de mama se nos ocurrió proponer a los comerciantes de la calle Francos poner el lazo rosa en los escaparates. Se enteraron los de las calles de alrededor y también querían. Y si eso pasa llevando tan poco tiempo, el año que viene estoy convencida de que la movida puede ser mayor. En ese sentido es en el que vamos, recibimos propuestas de talleres, pensamos hacer desfiles para mujeres con cáncer y dificultades para encontrar ropa para ir a una boda, por ejemplo. Seguimos trabajando investigando, buscando….

Al partir de cero es todo más complicado, pero también más interesante

Surgen ideas, desde cómo presentar el producto hasta ir viendo el día a día las necesidades que surgen. Estoy convencida de que trabajaremos bien, con apoyos y colaborando con asociaciones. Por ejemplo, vendemos las gafas rosas y distribuimos las publicaciones de AECC. El hecho de formar esta red, cada vez que hacemos algo, cada vez que una mujer compra algo le tomamos nota y la informamos del resto de novedades o ellas pasan a saludarnos. Una red en la que puede haber muchas personas que pueden ayudar y compartir, el compromiso social es nuestra prioridad. Yo me he sentido ayudada y quiero devolverlo porque es lo justo, solidario y lo lógico. Sin olvidarnos de que es una tienda también y tenemos que vender algo.

Bulevar Sur

Bulevar Sur

Bulevar Sur
En el #DíaMundialdelaBicicleta, desde @SevSolidaria le hacemos un homenaje con los ciclistas que recorren… https://t.co/zLeyCWAsPT - 8 mins ago
Bulevar Sur

Más en Moda