Ocho pasos para una manicura duradera

  • Limpiar la uña

    Limpiar la uña

    Eliminar la grasa y la suciedad que hayan podido acumularse en la superficie de la uña es el primer paso para que tu manicura dure más. Tanto si hay restos de esmalte o base, como si no, lo mejor es que te pases un algodón con quitaesmalte por las uñas y después de laves las manos con agua y jabón.

  • Hidrata las uñas

    Hidrata las uñas

    Es probable que en casa hayas despreciado este paso, pero el buen estado de la uña es vital a la hora de prolongar la duración de nuestra laca de uñas. Aplica un aceite hidratante sobre las uñas y las cutículas y deja que se absorba mientras usas la lima y te acondicionas las cutículas.

  • Aplica una base

    Aplica una base

    Además de evitar que tus uñas amarilleen y aportar otros tratamientos específicos, según cada caso, los esmaltes «base coat» refuerzan la uña y alisan la superficie para que el acabado sea uniforme. Si la uña es quebradiza, tenderá a doblarse y acabará por saltar el esmalte. Aplica una capa de esmalte base y deja que se seque por completo antes de pasar al color.

  • Elige lacas de larga duración

    Elige lacas de larga duración

    Los esmaltes de uñas de larga duración marcan la diferencia en cuanto a resistencia, lo que no te exime de seguir los pasos que te indicamos. Además, cuanto mejor sea la calidad del esmalte que elijas, más durará tu manicura.

  • Dos capas de color

    Dos capas de color

    La aplicación del color es un momento clave de la manicura. Debes: - Dejar secar por completo la base. - Aplicar dos capas finas de color. - Dejar el tiempo suficiente entre capa y capa para que el esmalte se seque. SI te pintas con prisas o te pasas con el grosor de las capas, te garantizamos que tu manicura durará un abrir y cerrar de ojos.

  • Sella los bordes

    Sella los bordes

    En cada paso de la manicura es importante sellar el canto de la uña. Por un lado, hay que pulir con la lima para cerrar el poro. Después, hay que aplicar tanto la base, como el color y la capa protectora llegando hasta el borde de la uña para obtener una manicura impecable y que dure más tiempo.

  • No olvides el «top coat»

    No olvides el «top coat»

    La aplicación del esmalte protector o «top coat» marca la diferencia entre una manicura de acabado duradero y una que se resquebraja a los dos días. Una vez se seque por completo el esmalte de color, aplica una fina capa de «top coat» según tu preferencia. Los hay que aportan brillo o dejan un acabado mate, por ejemplo.

  • Utiliza un producto secante

    Utiliza un producto secante

    El momento de secar las uñas en casa cuando no contamos con una lámpara puede ser determinante. Muchas manicuras se arruinan porque no hemos respetado el tiempo de secado. Para evitarlo, te recomendamos usar algún producto que acelere el proceso, como un aceite secante o un brillo «top coat» de secado rápido.

Anterior Siguiente