Trucos para una base de maquillaje perfecta

  • prebase de maquillaje

    Aplica una prebase

    Como paso previo al maquillaje, cubre tu rostro con una prebase o «primer» que te ayude a prolongar el acabado impecable sobre el rostro. Te permitirá controlar los brillos sin necesidad de retocarte tan a menudo en las largas jornadas.

  • Mezcla la base con serum

    Mezcla la base con serum

    Añade unas gotas de serum a tu base de maquillaje sobre el dorso de la mano para lograr una cobertura hidratante y de aspecto jugoso. Así evitarás el acabado acartonado propio del paso de las horas.

  • Usa el dorso de la mano

    Usa el dorso de la mano

    Utiliza el dorso de la mano como paleta para conseguir el tono y la textura ideales para tu rostro. A veces nuestro tono ideal surge de la combinación de varios tonos de maquillaje o varios tipos de productos. Una vez tengas el acabado perfecto, solo tendrás que ir impregnando la esponja o la brocha que vayas a utilizar.

  • brocha-maquillaje-trucos

    Usa una brocha o esponja

    El acabado que se consigue con una brocha espesa y tupida o con una esponja tipo Perfect Blender es mucho más mayor que el que se obtiene usando una esponja tradicional o la propia mano. Consulta este tema sobre tipos de brochas y pinceles de maquillaje para saber cuál debes usar. También puedes saber sobre esponjas tipo huevo en este enlace.

  • espejo luz maquillaje

    Utiliza un espejo profesional

    Para obtener un acabado impecable con tu base de maquillaje, lo ideal es disponer de luz natural. Pero siempre que no sea posible, la alternativa profesional, con un espejo con aro de luz, te dará los mejores resultados, al iluminar el rostro de manera uniforme e intensa.

  • desde dentro hacia afuera

    Desde dentro, hacia afuera

    Comienza aplicando la base de maquillaje a suaves toques en el centro del rostro, en el área nariz-mejillas y continua hacia afuera hasta completar toda la cara (incluidas las orejas) y el cuello.

  • Aplica la base solo donde la necesitas

    Aplica la base solo donde la necesitas

    No es necesario que cubras todo el rostro por completo con la base de maquillaje. Céntrate en las zonas en las que necesitas dar uniformidad en el tono o en la textura y ocultar pequeñas imperfecciones. Normalmente, esto ocurre en el área central del rostro, mientras que a medida que nos acercamos al nacimiento del cabello, la necesidad de maquillaje es prácticamente nula. El objetivo es conseguir un acabado natural, para lo cual debes cerciorarte de que usas un tono de maquillaje que se mimetiza con tu tez.

  • Sella el acabado

    Sella el acabado

    Recurre a polvos matificantes traslúcidos para sellar el acabado de tu base de maquillaje tras haber aplicado el fijador. Conseguirás controlar los brillos y homogeneizar el acabado sobre el cutis. Para ello, emplea una brocha de rostro con pelo suelto que atrape la cantidad de producto necesaria sin sobrecargar la tez. Recuerda llevar tu cajita de polvos en el bolso para los posibles retoques a lo largo del día.

  • fijador-maquillaje-trucos

    Aplica fijador

    Sella el acabado de tu base de maquillaje con un fijador en spray que pulverices sobre el rostro a modo de bruma. Tu base de maquillaje aguantará más horas como recién aplicada. También puedes usar un agua termal para este fin.

Anterior Siguiente