Arianna Huffington autora de «The Sleep Revolution»
Arianna Huffington autora de «The Sleep Revolution» - ABC

El antifaz es el nuevo botox

Gisele Bundchen, Kathy Freston o Hilary Swank son algunas de las promotoras del sueño como terapia anti-edad

MADRIDActualizado:

Dormir a pierna suelta es el nuevo (aunque sea viejo) secreto de belleza.Desde que salió a la venta «The Sleep Revolution» (la revolución del sueño) de Arianna Huffington, varias celebridades han posado abrazadas a esta «biblia» que promueve el sueño como la mejor herramienta para mejorar la salud, la belleza, y el éxito en el trabajo, la familia, el amor e incluso el sexo.

Detrás de #sleeprevolution está una de las mujeres más poderosas según «Forbes» y una de las 100 personas más influyentes del mundo según la revista «Time». Huffington es cofundadora y editora jefe de «The Huffington Post», escritora (14 libros publicados), conferenciante por medio mundo y madre de dos hijas. Y con este curriculum, la única manera que tenía de conciliar su vida era robándole horas al sueño. Pero las pocas que se entregaba a Morfeo (3 o 4) se cobraron un tributo. Un día especialmente estresante se desvaneció, y cuando se despertó, estaba bañada en un charco de sangre, con un pómulo roto y un médico de urgencias intentando reanimarla. A raíz de aquello, su estilo de vida tuvo que dar un giro radical. Buscó la forma de organizar sus rutinas de manera que pudiese dormir un mínimo de siete horas diarias (la dosis que recomiendan los médicos para los adultos) y su cuerpo, su mente, e incluso su piel, se transformaron. «Tengo 65 años, nunca me he infiltrado botox y no tengo una arruga», presumía en una entrevista a la revista Vogue.

El término «sleeping beauty» nunca ha tenido tanto sentido, ya que el buen estado de su rostro es el reflejo de la cantidad de tiempo que le dedica a dormir. Y sus efectos sobre el cutis son sólo la punta del iceberg cuando hablamos de los beneficios que tiene descansar las horas suficientes. En «The Sleep Revolution», la autora muestra cómo renovando nuestra relación con el sueño podemos retomar las riendas de nuestra vida personal y profesional, nuestra felicidad y nuestra salud. «No dormir es consecuencia directa del aumento de peso, diabetes, cardiopatías, cáncer y Alzheimer», escribe. Su movimiento alerta del papel protagonista que tiene nuestra adicción a la tecnología en la interrupción del sueño («los dispositivos electrónicos son Kriptonita y hay que sacarlos del dormitorio») y promueve también una mejor higiene de sueño («los médicos prescriben millones de somníferos al año, pero eso es un parche, realmente no resuelven nuestros problemas»). Si la alimentación y el ejercicio son materias ya sobradamente reconocidas para un estilo de vida saludable, la asignatura pendiente es el sueño. «Es la tercera pata del taburete», indica.

Para esta ejecutiva dormir no es una opción, es una necesidad y una obligación. «Pero nuestra sociedad no ayuda porque casi admira a los que no lo hacen», se queja en su libro. «Este volumen desmonta el mito de que el trabajo excesivo y el agotamiento son el precio que debemos pagar para tener éxito». Para muestra, este botón: en la sede de «The Huffington Post» en Nueva York hay múltiples habitaciones para que los empleados puedan dormir siestas y recargar pilas siempre que quieran.