Así fue el anuncio de compromiso de Meghan Markle y el Príncipe Harry

Fue el pasado 27 de noviembre cuando, a través de un escueto comunicado de las redes sociales de Clarence House, la residencia oficial del Príncipe Carlos, desveló la feliz noticia

LONDRESActualizado:

El anuncio era inminente. Los rumores corrían como la pólvora y los medios de comunicación británicos lo daban casi por hecho y finalmente el pasado 27 de noviembre se corroboró. El Príncipe Harry, quinto en la línea de sucesión al trono, de 33 años, se casará con su novia Meghan Markle (36) el próximo 19 de mayo.

Así lo confirmó en un escueto comunicado a través de las redes sociales Clarence House, la residencia oficial del Príncipe Carlos, heredero de la corona británica. Este, por tanto, fue el encargado de dar a conocer un secreto a voces desde que la feliz pareja apareciese por primera vez de forma pública en los Juegos Invictus, donde se llegaron incluso a coger de la mano.

Desde entonces, los enamorados han residido en Nottingham Cottage, la que es residencia oficial del Príncipe Harry dentro del Palacio de Kensington, donde vive también su hermano el Príncipe Guillermo junto a su esposa Kate Middleton.

Se comprometieron a principios de noviembre después de más de año y medio de relación. Los últimos movimientos de la pareja ya apuntaban a este siguiente paso en su noviazgo después de que Markle se mudará definitivamente a Londres ese mismo mes, donde se la pudo ver paseando a sus perros.

La que va a ser esposa del hijo pequeño de los Windsor tiene 36 años, tres más que Harry y procede de una clase media estadounidense. Divorciada desde 2013, «activista y feminista» como ella misma se autodenomina, tenía 2 millones de seguidores en la red social Instagram, donde era muy activa y era conocida mundialmente por ser actriz. Ha adquirido en los últimos años una reconocida fama por su papel en la serie de abogados Suits, donde era una de las protagonistas principales del reparto.

Ella misma desvelaba sus sentimientos en septiembre en una entrevista concedida a la revista «Vanity Fair», donde confesaba que eran «felices» y estaban «enamorados». A partir de ahí ya se especuló con la posibilidad de la boda después de haber mantenido un discreto romance con muchos kilómetros de distancia (ella residía en Canadá donde grababa la serie).

Tanto la familia real inglesa, entre ellos la propia Reina Isabel II y su marido el Duque de Edimburgo, se mostraron muy emocionados por este compromiso, al igual que los padres de la futura esposa del hijo de Lady Di: «Estamos increíblemente felices por Meghan y Harry. Nuestra hija siempre ha sido adorable. Verla unida a Harry, que comparte con ella las mismas cualidades, es una gran satisfacción para nosotros como padres». También la primera ministra británica, Theresa May se sumó a las felicitaciones, que no dejaron de llegar desde todo Reino Unido para la feliz pareja.