Así fue la boda de Ana Boyer y Fernando Verdasco

Se dieron el «sí, quiero» en una pequeña iglesia de bambú al borde del mar en la isla de Mustique, en el mar Caribe

MADRIDActualizado:

Después de semanas de rumores sobre el gran enlace del año y un silencio sepulcran, Ana Boyer y Fernando Verdasco se dieron el pasado jueves el «sí, quiero» en una pequeña iglesia de bambú al borde del mar en la isla de Mustique, en el mar Caribe.

La revista «Hola», que adelanta esta semana su edición al martes, ofrece en exclusiva las imágenes y todos los detalles de la gran boda del clan Preysler a la que solo pudieron asistir 60 afortunados. Por el momento, ya han mostrado la portada de la revista en la que se puede ver a los felices novios.

Boyer desfiló hacia el altar con un vestido en color crema de encaje de Pronovias, diseñado por Hervé Moureu, de escote corazón y corte sirena. Lució también, como bien se puso conocer con anterioridad al enlace, joyas diseñadas por Suárez para la ocasión: un collar, una pulsera y un par de pendientes sencillos. Por su parte, el tenista optó por un traje tres piezas en tono crema de Pedro del Hierro, combinado con una camisa blanca y una corbata en tonos azules.

Los novios alquilaron una villa que tenía siete suites y una piscina infinity para alojarse durante el tiempo que pasaron en la isla y donde se celebró la fiesta, según cuenta la misma publicación. Después de darse el «sí, quiero», los recién casados estuvieron bailando bajo las estrellas en lo alto de una colina con vistas al mar. «Esperamos ser una pareja superfeliz y unida para el resto de nuestras vidas», cuentan los novios a la revista.

Entre los 60 invitados de lujo no pudieron faltar su madre, Isabel Preysler, Mario Vargas Llosa y sus hermanos, Tamara, Julio y Chábeli. La gran auencia del enlace la protagonizó Enrique Iglesias, que se rumorea que no quiso participar en la exclusiva familiar que protagonizan para su revista de cabecera.