La Reina durante su baile con el rapero Taboo, junto a Enrique Peña Nieto y Angelica Rivera
La Reina durante su baile con el rapero Taboo, junto a Enrique Peña Nieto y Angelica Rivera - TWITTER

La «conquista» de México de la Doña Letizia

La forma física de la Reina y su duelo de estilo con Angelica Rivera ha sido lo más comentado

CORRESPONSAL EN MÉXICO D.F.Actualizado:

El periplo mexicano de esta semana de la Doña Letizia fue corto, pero intenso. La Reina viajó el martes para participar en el Official World Cancer Leaders Summit, una cumbre de alto nivel que tiene por objetivo coordinar esfuerzos globales en la lucha contra el esta enfermedad. Sin embargo, la breve estancia en su amado México -donde en 1995 realizó una estancia de seis meses, cuando aún era estudiante de Periodismo-, ha sido suficiente para que la esposa del Rey Felipe VI dejase un rosario de anécdotas, como el baile a ritmo de hip-hop con el cantante del grupo The Black Eyed Peas. También ha servido para rememorar sus primeros trabajos como reportera para el suplemento «Tentaciones» del diario «Siglo XXI». Por aquel entonces era becaria y, para poder llegar a final de mes, la Reina se sacaba un dinero extra vendiendo cigarrillos para la desaparecida marca Boot’s.

La prensa rosa azteca se ha deshecho en elogios por el porte de Doña Letizia y su estilo elegante, dos aptitudes que la convierten en una excelente rival del estilismo frente a Angélica Rivera, la esposa del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. Exactriz de telenovelas, Rivera marca tendencia en el país por su forma de vestir. Por ello, el papel cuché local ansiaba ver qué vestido se pondría cada una -la Reina y la primera dama- para debatir quién de las dos iba más elegante durante la cena que ofrecieron Peña Nieto y Rivera para agradecer la solidaridad de España tras el terremoto.

En esta ocasión, la prensa de la nación latinoamericana se decantó en favor de Doña Letizia, quien eligió un mono de su diseñador de cabecera, Felipe Varela. Además, lució dos pulseras, unos pendientes de diamantes de Cartier y, como siempre, su enigmático e inseparable anillo verde. No obstante, se remarcó que el vestido de la colección 2015 de Felipe Varela ya se lo había puesto en otras dos ocasiones, además de para esta cena que fue donde se produjo uno de los momentos más divertidos del viaje.

Ocurrió cuando el rapero Taboo, componente del grupo estadounidense The Black Eyed Peas, se lanzó a entonar la canción «Where is the love» en medio de la cena de gala. Tras conseguir que los invitados se pusieran en pie, se acercó a la mesa presidencial, donde se encontraba la Reina. El rapero le pasó una mano por el hombro a Doña Letizia, que no dudó en seguirle el ritmo con un leve contoneo que duró unos segundos, mostrando así su faceta más desenfadada. El cantante de ascendencia mexicana reveló en 2014 que llevaba tres años luchando contra un cáncer de testículos, por eso se le encomendó a él la tarea de animar la velada.

Vuelta a los orígenes

Además del duelo de estilo con Angélica Rivera, uno de los aspectos más comentados por los medios de comunicación y en las redes sociales ha sido los tonificados brazos que lució Doña Letizia, que evidencian el entrenamiento físico que realiza regularmente y que en todo momento enseñó, a excepción de un momento del viaje en el que los tapó con una chaqueta.

Es probable que el retorno de la Reina a México -la anterior visita oficial había sido en verano de 2015- le haya traído recuerdos de aquella experiencia de los 90. La entonces joven periodista de 24 años llegó a la ciudad de Guadalajara para realizar un posgrado, además de su beca en el diario «Siglo XXI». Allí tuvo la oportunidad de realizar varios reportajes de calle que a buen seguro le sirvieron para forjarse como una profesional que llegó a presentar informativos en Televisión Española.