Marta Luisa de Noruega y Ari Behn
Marta Luisa de Noruega y Ari Behn - GTRES

El exmarido de Marta Luisa de Noruega relata cómo Kevin Spacey se propasó con él

Ari Behn ha contado un episodio desagradable que vivió con el actor en 2007 vivió

MADRIDActualizado:

La lista de supuestos abusos de Kevin Spacey empieza a ser larga, pero lo que nadie se podía imaginar es que presuntamente se propasase de un hombre directamente relacionado con el mundo de la realeza. Se trata de Ari Behn (45 años), exmarido de la princesa Marta Luisa de Noruega y exyerno de los Reyes Harald y Sonia de Noruega.

El exmiembro de la familia real ha contado durante una entrevista en el programa «P4 Radio Channel» el terrible momento que vivió con el actor estadounidense en 2007. Ambos se encontraban en un concierto celebrado en el Oslo Spektrum y tras el espectáculo estuvieron hablando. «Él estaba sentado a mi lado. Después de cinco minutos, me dijo: 'Oye, salgamos a fumar un cigarrillo', y luego me tocó la ingle por debajo de la mesa», confesó Behn al periodista Michael Andreassen.

Como no podía ser de otra forma por la manera de ser que le caracteriza, el escritor se tomó la situación a broma y le contestó: «Quizás más tarde». También aseguró que le parecía un actor «brillante» y que, pese a todo, fue una gran noche.

Pero sus declaraciones solo hacen más que confirmar el resto de testimonios de actores de Hollywood que han denunciado abusos sexuales por parte de la estrella de la serie de televisión «House of cards». En octubre, el actor de Star Trek Anthony Rapp le acusó cuando apenas tenía 14 años.

Una acusación de la que Spacey salió al paso declarándose homosexual, por lo que recibió un aluvión de críticas. «Es trágico que tras las acusaciones de acoso sexual hacia Kevin Spacey, este haya decidido declararse como persona gay, después de no revelar su sexualidad durante décadas. Es aún peor que mezcle su sexualidad con un comportamiento inapropiado. Su homosexualidad es irrelevante. Son sus acciones deberían ser realmente las que generen preocupación», comentó en su momento el activista de derechos humanos Peter Tatchell.