Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa en una imagen de archivo
Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa en una imagen de archivo - GTRES

Isabel Preysler viaja a Miami para conocer a sus nietos

Pasó Nochebuena y Año Nuevo en Madrid, ahora viaja a Florida para pasar la noche de Reyes

MADRIDActualizado:

La Nochebuena en casa de Isabel Preysler no ha sido la de años atrás. La boda de su hija Ana Boyer con Fernando Verdasco en Isla Mustique y el nacimiento de los mellizos de Enrique Iglesias han impedido reunir en la mesa de Puerta de Hierro a hijos y nietos de Isabel, tal y como es costumbre.

La propia Isabel me comentó semanas atrás que esta Nochebuena la pasaría en España con su madre, hermana y sobrinos. Aunque la madre de Isabel está estupenda de salud, no deja de ser una mujer de cierta edad y no puede tomar un avión cada día. Hace un año por estas fechas sí viajó con todos a Miami para pasar la Navidad con Enrique y Chabeli, pero esta vez querían tranquilidad y más con la llegada de la hermana y sobrinos de Preysler que (junto con Mario Vargas Llosa, Tamara y Ana con Fernando Verdasco), tuvieron un 24 en paz y tranquilidad y con muchas conexiones telefónicas con el resto de la familia. Especialmente con Enrique y Anna Kournikova, que están pletóricos con la llegada al mundo de sus mellizos tras más de quince años de noviazgo.

Noche de Reyes

Isabel se moría de ganas de tener en brazos a sus nietos y de ahí que el pasado jueves cogiera un vuelo rumbo a Miami, donde pasará al menos las dos próximas semanas junto a sus hijos Chabeli, Julio José y Enrique y los bebés. Si el 24 y el 31 han sido en Madrid, Preysler ha querido estar con sus cuatro nietos la noche de Reyes para entregarles los regalos que ha elegido con el mismo cariño y cuidado que pone en todo lo que hace a la hora de agasajar a sus seres queridos.

Aunque Isabel y Mario tendrán ocasión de abrazar a los niños de Enrique y Ana, se da por casi seguro que no podremos ver en ninguna revista esas imágenes, dada la cautela que el cantante tiene en lo relacionado con su vida privada. Enrique y Anna han sabido mantener el embarazo en el más absoluto de los secretos y tampoco han regalado ninguna imagen de los retoños en sus redes sociales ni tan siquiera tapados con un arrullo.

Como ha comentado la propia Isabel, Enrique es muy discreto y a nadie le extraña esta manera de comportarse de un cantante que ha sabido triunfar para sorpresa de su padre, el cantante Julio Iglesias, que tampoco se enteró de la gestación de su primer disco, entonces con la productora But, que supuso su bautizo y triunfo en los escenarios.

Al margen de las cámaras

Desde entonces y siempre respaldado por el público, Enrique ha vivido al margen de las cámaras en lo que al ambito familiar se refiere, y solo se le escucha en las entrevistas o ruedas de prensa que ofrece cuando sale de gira o lanza un nuevo trabajo musical. De ahí que se espere con más interés la presentación de su nuevo single con el video «El baño», donde cuenta con la colaboración de Bad Bunny, y del que hasta la fecha solo se conocen imágenes sin fondo musical. El día 12 se descubrirá ese misterio y se sabrá si Enrique está dispuesto a dar algún detalle sobre sus bebés o habrá que esperar a que Isabel vuelva y cuente cómo se siente como abuela por partida doble.