Iker Casillas, en una imagen del año 2004 y el periodista Pipi Estrada
Iker Casillas, en una imagen del año 2004 y el periodista Pipi Estrada - Raúl Doblado / Ángel de Antonio

Pipi Estrada: «Íker Casillas me emborrachó con orujo y me metió en un cubo de basura»

El periodista ha contado una anécdota con el entonces portero del Real Madrid que pudo acabar en disgusto

MadridActualizado:

El periodista Pipi Estrada ha contado en «Exclusiva Digital» una anécdota con Íker Casillas que a punto estuvo de costarles un buen disgusto. Corría el año 2004, el periodista salía entonces con Terelu Campos y el mostoleño atravesaba uno de sus momentos más dulces como guardameta del Real Madrid. Eran todos un poco más jóvenes.

«Íker estaba en plena efervescencia en el Real Madrid, éramos muy amigos y fuimos a un cumpleaños juntos», contó Estrada. «Yo terminé la cena tranquilamente cuando el resto de comensales estaba mucho más contento y mucho más alegre porque lo único que yo bebí en aquella fiesta de cumpleaños fue una Casera».

A Íker le molestó que yo esa noche me tomase solamente una Casera, pero dijo que yo bebería orujo por sus naricesPipi Estrada, periodista

Hasta aquí nada que se salga de lo normal: una cena entre periodistas y algún que otro futbolista. «Pero esto molestó», continúa Estrada. «Que yo bebiera una Casera molestó principalmente a Íker. Al final, cuando estábamos en los postres, me dice que por qué no me tomo una copita de orujo de hierbas. Yo le digo que no me gusta, que no me apetece y que no la bebo. Insistió y me dijo que me la iba a beber por sus narices. ¿Qué ocurre? Que entre Guti, varios amigos y todo esto me sujetan. Parecía que yo tuviera un chaleco [sic] de fuerza. No me podía mover e Íker empezó con vasitos pequeños a meterme el orujo en la boca. Yo entre lo que escupía, tragaba, escupía y tragaba... Hubo un momento que pensé que me iba a ahogar».

A punto de ser «pillados»

Por lo que cuenta el periodista, la broma no quedó ahí: «Ya dejan de darme orujo, me quedo sentado y cuando intento levantarme noto que estoy más para allá que para acá. Empieza el cachondeo general y me dicen: "Venga, vamos a salir a que te dé un poquito el fresco". En la puerta había un cubo de la basura (...) y a Íker no se le ocurre otra cosa que decir: "Vamos a meterle en el cubo"».

Fue entonces cuando el portero del Real Madrid cometió una imprudencia que, de haber sido captada por algún paparazzi, le habría generado más de un problema: «Me meten en el cubo de la basura e Íker, como un poseso, coge el cubo y calle arriba, calle abajo... Yo "acojonao" porque como cogiera un bache yo salía volando. Era la época del "Tomate", yo estaba en aquella época con Terelu [Campos] y yo decía: "Madre mía, como haya alguien que nos haga una foto...". El portero del Madrid por un lado, el "Pipirrana" por otro lado. Esto puede acabar como el Rosario de la Aurora. Menos mal que Íker también es humano, se cansó, dejó el cubo y buenamente salí del cubo. No pasó nada porque Dios no quiso».